lunes 26 de agosto de 2019 - 12:00 AM

#ALaVanguardia

Vanguardia cumple 100 años y su aniversario nos alegra a quienes creemos en la libertad de prensa como pilar fundamental de la democracia, pero también nos convoca para revisar los desafíos que tenemos por delante
Escuchar este artículo

¿Qué hace que un periódico pueda mantenerse 100 años y pensar en evolucionar para resistir otros 100 años más? ¿Cuál es la fórmula para sobrevivir en tiempos de innegables angustias para la sostenibilidad de los medios de comunicación y en especial de la prensa escrita? ¿Cómo puede un medio regional competir simultáneamente con la gran prensa nacional y los medios digitales alternativos por los que los más jóvenes suelen enterarse de todas las noticias –las reales y las falsas–?

Vanguardia cumple 100 años y su aniversario nos alegra a quienes creemos en la libertad de prensa como pilar fundamental de la democracia, pero también nos convoca para revisar los desafíos que tenemos por delante. La clave, tal vez, es más simple de lo que parece y es lo que ha hecho Vanguardia a lo largo de estas diez décadas: seguir apostándole al buen periodismo. Seguramente costará. Las buenas historias suelen tener, de entrada, menos ‘clics’ que aquellas amarillas o rojas o mentirosas y malintencionadas, pero a la larga, si se mantiene la consistencia y la calidad en la información, el lector, el televidente o el oyente, siempre vuelven al sitio en el que saben que la credibilidad es un valor superior.

Vanguardia es mi casa. Me abrió las puertas del periodismo cuando apenas rozaba los 15 años. Desde entonces conservo esta columna y valoro cada domingo, cuando me siento a escribirla, el hecho de que este periódico le abra sus espacios a opiniones distintas y disímiles, a interpretaciones diversas de una misma realidad. Valoro que no sólo se necesiten canas sino sobre todo ganas para poder estar aquí, como se lo dije a su director de entonces, Sebastián Hiller cuando lo visité para pedirle que permitiera que los jóvenes pudiéramos expresar nuestras opiniones en sus páginas editoriales. Hoy, no solo eso es posible, sino que también es una joven, la periodista Diana Giraldo, quien conduce con éxito el rumbo de este sistema informativo que ha entendido, además, la transformación del modelo de negocio con sangre nueva en sus posiciones gerenciales, con líderes como Alex Galvis, al frente del barco.

Este Departamento, esta región, enfrenta amenazas serias en medio de enormes potenciales y oportunidades. Conjugar ambas cosas requerirá de la presencia perenne de esta Vanguardia, de nuestra Vanguardia, liberal en el sentido más amplio de la expresión; tan vieja como para representar una incalculable experiencia pero tan joven y renovada como para garantizar la esperanza de un periodismo cada vez mejor. ¡Felices 100 años, querida Vanguardia!

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad