lunes 02 de mayo de 2022 - 12:00 AM

Bucaramanga: ¡vamos bien!

Tenemos los mejores servicios de salud y una infraestructura que otras ciudades en Latinoamérica envidian y pese a todo ello, ¿estamos impregnados de pesimismo o no somos lo suficientemente activos mercadeándonos como la ciudad espectacular que somos?

Están pasando cosas buenas en Bucaramanga y me pregunto si estamos siendo lo suficientemente abiertos para verlas o si, simplemente, nos quedamos con los problemas, sin reconocer las potencialidades. Aunque tengamos todavía desafíos enormes en materia de seguridad, aunque quisiéramos haber dejado atrás todos los efectos que nos dejó la pandemia y que la desigualdad estuviera superada por completo, lo cierto es que no vamos mal en el camino de alcanzar todos esos propósitos.

Dos buenas noticias llegaron esta misma semana: Bucaramanga redujo su tasa de desempleo y, según la última medición, con un 9,8 por ciento, es la ciudad con menor desempleo en Colombia. Así mismo, en materia de lucha contra la pobreza, tres ciudades se destacan por los avances para reducirla. Sobresale Bucaramanga, de nuevo, que la disminuyó en 10,6 puntos porcentuales en el último año, seguida de Villavicencio e Ibagué.

Los esfuerzos de una buena alcaldía y el empuje característico de un empresariado admirable a nivel latinoamericano, que le apostó con toda a la reactivación, hacen que Bucaramanga repunte en estos indicadores. No es la primera vez que nos destacamos. Recuerden que tanto el Banco Mundial como el Banco Interamericano de Desarrollo nos han tomado como ejemplo en el diseño de políticas públicas y modelo urbano incluyente. Ahora nos toca creernos el cuento. No podemos estar sentados en una mina de oro, muriéndonos de hambre. Así como los barranquilleros han logrado vender su terruño con éxito y cada uno de ellos son embajadores mundiales de su ciudad, nos corresponde a los bumangueses, hablar bien de lo que está pasando y amplificar el mensaje, con genuino orgullo. Hemos superado los obstáculos más difíciles, hemos sido partícipes de la creación de empresas que son líderes en su sector. Tenemos los mejores servicios de salud y una infraestructura que otras ciudades en Latinoamérica envidian y pese a todo ello, ¿estamos impregnados de pesimismo o no somos lo suficientemente activos mercadeándonos como la ciudad espectacular que somos?

¡Vamos bien! Y es hora de que todos los demás lo sepan; que en nuestros entornos paremos un momento para admitirlo; que cambiemos lo que va mal, mejoremos lo que está bien y hagamos lo que se ha dejado de hacer, con optimismo y aprontándonos para una celebración por todo lo alto de los 400 años de Bucaramanga y una proyección hacia las próximas décadas tan ambiciosa como queramos, porque estamos en capacidad de lograr grandes metas, si lo hacemos juntos. ¡Vamos bien!

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad