lunes 08 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Carta abierta a Daniel Coronell

Aunque no lo conozca personalmente, lo veo, lo leo y lo oigo porque últimamente se ha vuelto imposible escapar a sus constantes apariciones en toda la prensa nacional, apreciado Señor Coronell, y quiero decirle que me siento destinatario de su mensaje final.

Cuando le preguntaron qué consejo le daría a los jóvenes que quieren ser periodistas en Colombia, contestó que lo mejor es 'que no crean en nada, que verifiquen todo. El escepticismo es el primer deber del periodista. Y que piensen que su misión es revelar verdades, sobre todo las verdades incómodas para el poder'. Me declaro destinatario de su mensaje porque comporto las dos condiciones para serlo: soy joven – tengo 24 años – y ejerzo el periodismo. Ciertamente seguiré su consejo; por eso creeré menos que antes, preguntaré mucho más que siempre, aunque, como bien dice, le resulte incómodo a los que tienen poder, que no sólo están en el gobierno o en la Corte, sino también en los medios de comunicación como usted.

Permítame, así pues decirle, que me cuesta mucho trabajo entender por qué quien se proclama independiente y funge como censor moral de la patria, anda al tiempo en tan malas compañías, según denuncia ayer el periódico El Colombiano. ¿Por qué la memoria le alcanza para evocar sucesos comprometedores de otros en el pasado, pero parece tan corta cuando se trata de examinar su propia vida?

Se lo digo porque aunque he leído con cuidado ese artículo en el que se denuncian las conexiones que usted y su noticiero tuvieron en el pasado con delincuentes probados, no dejo de inquietarme por cuanto allí se consigna, y estaré alerta a sus explicaciones, porque ese es el consejo que usted nos ha dado a los jóvenes periodistas, Señor Coronell.

Le pediría que como referente de las nuevas generaciones de ese mismo periodismo en Colombia, se deje investigar y renuncie a las prescripciones penales a que haya lugar, para que la Fiscalía haga lo suyo. Y es que si dineros ilegales ingresaron al noticiero del cual usted es accionista mayoritario, no le quedará de otra al ente investigador que iniciar un proceso de extinción de dominio.

Mucho tendrán que decirnos usted y quienes lo acompañan en su proyecto de noticias ‘independientes’. Yo en fin, trataré de seguir su consejo de verdad, porque en su caso a veces me asalta la duda de que esté inaplicando en sí mismo los criterios morales que les exige a los demás.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad