lunes 12 de agosto de 2019 - 12:00 AM

El Ministerio del Deporte

me parece acertado el enfoque de ‘desfutbolizar’ el deporte en Colombia. Hay que impulsar otras actividades en donde estamos siendo altamente competitivos
Escuchar este artículo

Escéptico como soy de que con más burocracia se solucionen los problemas nacionales, vi con malos ojos la creación de otro ministerio: el del deporte. Si bien soy consciente de que ningún otro tema nos une tanto como éste, me parecía innecesario elevar la institución vigente al rango de Ministerio. Sin embargo, estos días he tenido la oportunidad de oír y entrevistar al nuevo ministro Ernesto Lucena. Siendo un deportista –campeón nacional de squash- y no un político más, entiende dónde están los verdaderos problemas del sector y dónde deberían priorizarse los esfuerzos. Cuando le pregunté si la nomina crecería y tendríamos un nuevo elefante blanco y si el dinero se iría en esos nuevos cargos, me respondió que la planta del Ministerio será igual que la de Coldeportes y que el mayor presupuesto, si es que llega, irá a temas de inversión en donde verdaderamente se necesita.

Me parece que Lucena la tiene clara. Ha sabido rodearse de asesores que no están lagarteando en los despachos de los políticos sino de aquellos que se han dejado la piel en las canchas deportivas. Impulsó con éxito y persuasión en el Congreso su iniciativa y le ha advertido al Presidente y al Ministro de Hacienda que si le rebajan el presupuesto inicialmente comprometido, él renuncia. Entiende el deporte como un integrador social y sabe que si logra dar buenos resultados, de aquí en adelante su cartera será una de las más apetecidas por todos y que otros deportistas, de esos que hoy nos dan tanta felicidad y victorias, pueden recibir la posta y seguir contribuyendo esta vez desde el ministerio para que otros como ellos salgan adelante.

Me gusta su aproximación sobre la infraestructura deportiva que tanto se reclama, pero que una vez se tiene se abandona por los altos costos de mantenimiento o por la corrupción. ¿Es necesario construir más espacios o potenciar los que se tienen y reorientar la inversión? Y finalmente, me parece acertado el enfoque de ‘desfutbolizar’ el deporte en Colombia. Hay que impulsar otras actividades en donde estamos siendo altamente competitivos. Hemos ganado mundiales de BMX, de salto largo y de ciclismo y, aunque soñar no cuesta nada y siempre queramos ser campeones del mundo en futbol, creo que conviene insertar en el alma de los colombianos otras disciplinas y así mismo fortalecerlas. Si la ruta se cumple, el Ministerio del Deporte puede ser un buen invento.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad