lunes 14 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

Estos otros candidatos…

Entre paréntesis – Amañado inventario ése del columnista de primeras páginas de la Revista Semana, a propósito de Gustavo Álvarez Gardeazabal; el mismo que con su impecable pluma fue capaz de escribir 'Cóndores no entierran todos los días' y quien con esa misma pluma sigue diciendo muchas verdades que a varios les resultan incómodas. Más que poder, yo creo que lo que se ha ganado es el respeto de todos los que lo visitan. ¡Y que conste!: nunca he estado en ‘El Porce’, pero me cuentan que es extraordinario anfitrión… ¿Será eso motivo de envidia?

*** Hace años escribí en El Espectador una columna titulada ‘Candidatos del dolor’. En ella vaticinaba la entrada en la política de los familiares de los secuestrados del Valle, de la ex esposa del gobernador de Antioquia Yolanda Pinto, y hasta del mismísimo profesor Moncayo quien acababa de aparecer en la palestra por su ‘debate’ en plena Plaza de Bolívar con el Presidente Uribe, pero a quien desde entonces se le notaban sus intenciones.

Objetaba todos esos nombres como candidatos a corporaciones públicas, fundamentalmente porque su discurso (y todo su discurso) se construía a partir del legítimo dolor que sentían por ver a sus seres queridos sufrir las heridas de esta absurda guerra.

Me parecía entonces, y también ahora, que el sufrimiento por el que pasaban era digno de la solidaridad del pueblo colombiano, pero que no era ese argumento suficiente para que votáramos por ellos y los hiciéramos Senadores o Representantes.

Con excepción de la Senadora Pinto, con quien uno puede estar o no de acuerdo pero que resultó combativa y coherente, me parece que todos los que se han aventurado al ejercicio electoral sosteniendo la bandera de su ‘dolor’ como carta de presentación ante los votantes o anunciando que lucharán desde el Congreso por el ‘intercambio humanitario’, son candidatos no aptos para llegar al Capitolio y a quienes los sufragantes deberíamos exigirles mucho más que el pesar que nos inspiran.

Ahora la lista es larga: Consuelo González, Luis Eladio Pérez, Sigifredo López, Clara Rojas y el profesor Moncayo. Sé que la mayoría de ellos ya habían estado en la política antes de sus tragedias, pero sus vidas cambiaron y aparte de los libros que hayan escrito contando ‘sus verdades’, los colombianos nos merecemos propuestas serias y amplias de parte de cada uno. No digo que no las tengan, pero prefiero convertirme en el malo del paseo y alertar a los lectores para que entre todos busquemos concretarlos. Será decisión de cada cual votar o no por ellos, pero mientras llegan las elecciones y al mejor estilo del columnista Orlando Pinilla, me permito preguntarles, ¿Qué hacemos con… estos otros candidatos?

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad