lunes 16 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

¡Oscuro, oscuro!

Entre paréntesis – En estos tiempos en que nadie quiere pecar de optimista, Ricardo Ávila, Director de Portafolio, nos pasea con sobrados argumentos por un panorama alentador en el que las economías de América Latina pueden tener ‘más futuro que presente’. Precisamente su obra se llama así: ‘Más futuro que presente: la crisis mundial y América Latina a la luz de los avaneces del pasado medio siglo’, de editorial Planeta. Recomendado.

*** Había escrito, columnas atrás y parodiando la película española ‘Azul oscuro casi negro’, que el Partido Conservador estaba adentrándose en obscuras profundidades que hablaban muy mal de él y de sus dirigentes.

En momentos en que muchos jóvenes estaban llegando a sus toldas motivados por la figura de Andrés Felipe Arias apareció todo el escándalo de Agro Ingreso Seguro. Ya antes con el aterrizaje de Noemí Sanín en esa colectividad, los colombianos presenciamos un forcejeo entre las viejas y las nuevas tendencias del partido, que tristemente se resolvió en favor de las primeras.

Justo en el instante en que la bancada conservadora en el Congreso parecía la más disciplinada e ideológicamente cohesionada, comenzaron los mismos caciques de siempre a despelotar la cosa en aras de sus intereses personalísimos y todo lo logrado comenzó a desteñirse de la misma forma en que el azul de los godos, se volvió oscuro, oscuro, más bien negro.

Y no lo digo sólo por lo que he citado sino también, y sobre todo, porque han intentado pasar de agache frente a un episodio que es más indignante que cualquiera y del que se marginaron olímpicamente. Me refiero al caso del congresista Alirio Villamizar; el ‘Senador-caleta’ como lo llama el agudo comentarista político, William Calderón.

Villamizar era, nada menos, que el Vicepresidente del Partido Conservador cuando encontraron su guardado y ordenaron su captura. Los ‘goditos’ guardaron silencio. Ni excluyeron ni acompañaron al controvertido Senador. Simplemente se hicieron los locos. Eso sí, cuando llegó el momento de tirarse a ‘Uribito’, muchos salieron a rasgarse las vestiduras y los que no, vienen tirando la piedra y escondiendo la mano, con el más fino cálculo político.

Las directivas azules nos deben una explicación por lo sucedido con el parlamentario santandereano. Después de que todos fueron sus amigos, han salido ahora a negarlo. Le toca el turno al ex canciller Fernando Araújo, hoy líder de los conservadores, de explicarnos cuál es la posición oficial frente al que fuera su vicepresidente. ¡Oscuro, oscuro! ¡‘Requete’ oscuro!, anda el azul del Partido Conservador Nacional… y sin nadie que pueda prender una vela…

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad