lunes 20 de abril de 2009 - 10:00 AM

La buena hora de Lula

Entre paréntesis - Estoy de acuerdo con la posición que han asumido los jerarcas de la Iglesia Católica frente a una posible re-reelección de Uribe, pero también concuerdo con la explicación de Tola y Maruja: la religión está celosa del Presidente, porque les está quitando muchos creyentes. ¡Estragos del mesianismo!...

No dudo que Álvaro Uribe sea el Presidente más popular de América Latina, pero su buena imagen interna no es nada comparada con la estrella que acompaña a su homólogo de Brasil, Lula da Silva. Como lo decía recientemente el analista político venezolano Moisés Naim, 'mientras Hugo Chávez dedica sus esfuerzos a influir en países como Bolivia, Nicaragua o Paraguay, Lula estrecha lazos y actúa en los foros mundiales con India, Sudáfrica y la Unión Europea'. El mandatario de Brasil está en las grandes ligas y ha actuado con una inteligencia admirable dentro y fuera de su nación.

Sin perder su vocación de izquierda y adelantando políticas asistenciales (pero sensatas y bien calculadas), ha seguido también preceptos económicos ortodoxos, la industria y el empresariado han crecido durante sus dos periodos y aunque no falten los escándalos por corrupción, logra hoy mantener un margen de popularidad envidiable.

A diferencia de Uribe, Lula ha sido enfático en que no irá por un tercer período, posición que lo legitima aún más como un auténtico líder que podrá moverse como pez en el agua a lo largo y ancho del escenario internacional una vez concluya su mandato.

Precisamente, en cuanto tiene que ver con relaciones internacionales, Lula ha actuado con gran tacto y coordinación. Los países alineados con Chávez, en la izquierda radical, lo respetan pese a que nunca los ha apoyado con el activismo que muchos supondrían por su talante zurdo.

A la vez, es el hombre más cercano en el vecindario al nuevo Presidente de Estados Unidos, Barack Obama lo que nos lleva a decir, sin temor a equivocarnos, que ese cuento de que Colombia es el único aliado de los gringos en América Latina es pura ficción: Brasil será fundamental para Estados Unidos y Lula ya es el mejor amigo de Obama.

¡Ojalá el almuerzo entre Uribe y Obama haya servido de verdad para que éste último comience a enterarse de la realidad colombiana! ¡Ojalá el Presidente Uribe esté tomando atenta nota de la ‘experiencia Lula’! Lo cierto es que el mandatario de Brasil tiene todo para convertirse en el gran personaje de la hora, dentro y fuera del vecindario, con un modelo digno de imitar. Aplausos. Muchos aplausos para Lula…

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad