lunes 20 de enero de 2014 - 12:01 AM

Opinión: La casa Galán

Ante este hecho, el Gobernador de Santander replicó: “La casa donde nació Luis Carlos Galán, patrimonio santandereano y la democracia, se conservará y preservará: ¡No se demolerá!”.

La noticia corrió velozmente por las redes sociales: un particular compró la casa en la que Luis Carlos Galán nació en la ciudad de Bucaramanga y la piensa demoler para construir un nuevo edificio.

Ante este hecho, el Gobernador de Santander replicó: “La casa donde nació Luis Carlos Galán, patrimonio santandereano y la democracia, se conservará y preservará: ¡No se demolerá!”.

Unos y otros andan preocupados por los ladrillos, pero ¿cuántos lo están también por el entierro de los ideales por los que luchó Galán en vida?

En Santander presumimos de ser coterráneos del inmolado líder político, pero nos olvidamos sistemáticamente de los valores que difundió. Ni transparencia en la política ni desvinculación de las mafias del ejercicio público se ven por estas latitudes. Dudo mucho que los que ahora se rasgan las vestiduras por el cemento lo hagan también por lo que de verdad representa el patrimonio inmaterial del pensamiento de Galán. Si los santandereanos quisiéramos honrar de veras al dirigente asesinado por una combinación de narcotráfico y política, deberíamos echarle una mirada a lo que está pasando con sus hijos. A Juan Manuel, le cobraron en el Partido Liberal su aspiración de renovar los cuadros de la colectividad. A Carlos Fernando, le están pasando factura en nuestra región por algo parecido, pues negarle el aval al señor Fredy Anaya en el partido Cambio Radical resultó un acto imperdonable para muchos en la política santandereana.

La Silla Vacía y La República reseñaron la semana pasada las tretas de otro manzanillo santandereano para cerrarle espacios en Santander a Carlos Fernando Galán. ¡Vaya, vaya! Tan interesados todos en proteger una casa, cuando la verdadera memoria de Galán se la están pasando por la faja.

***

Entre paréntesis –Si yo estuviera en Buca-ramanga, el próximo 23 de enero a las 3 de la tarde, también saldría al Parque San Pío, cacerola en mano, a protestar por el cobro de valorización.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad