lunes 18 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Un cambio más

Pero haría falta, para completar este necesario ajuste en el gabinete, una modifica-ción más: se requiere un nuevo ministro del interior
Escuchar este artículo

El Presidente Duque resolvió introducir algunos ajustes en su equipo de gobierno. Varios son silenciosos pero pueden resultar altamente eficientes. Diego Molano, Karen Abudinen y María Paula Correa, en la Casa de Nariño son claves en una nueva y pragmática mirada de la que estaba urgida la administración de Duque.

Los cambios más visibles –en Cancillería y en Defensa– recogen el sentir de muchos que por varios meses le expresaban al Presidente que en ciertas carteras se necesitaba veteranía y cuero curtido y eso es lo que seguramente aportarán Carlos Holmes Trujillo y Claudia Blum.

No está mal que vengan del Centro Democrático. Para eso se ganan las elecciones. No obstante, contrario a lo que algunos aseguran, a mí sí me parece que el nombre de Blum suma y no es más de lo mismo, porque aunque Cambio Radical (CR) corrió a decir que esa Ministra no representa la entrada de esa colectividad al Gobierno, la nueva Canciller sí tiene una cercanía importante con varios miembros de CR, comenzando por el propio Germán Vargas Lleras.

Pero haría falta, para completar este necesario ajuste en el gabinete, una modificación más: se requiere un nuevo ministro del interior. Nancy Patricia Gutiérrez no lo hizo mal. Sacó adelante las leyes más importantes que el Gobierno debía tramitar como la del Presupuesto General, el Plan Nacional de Desarrollo o la ley de las TIC, y de no haber sido por una interpretación demasiado rígida de la Corte, también estaríamos con una ley de financiamiento en plena vigencia. Un timonazo en ese ministerio, sin embargo, constituiría una buena oportunidad para conseguir un mejor escudero para el primer mandatario; podría significar otro acercamiento importante con el Partido Liberal y el Partido de la U y oxigenaría sin duda el entendimiento con los nuevos alcaldes y gobernadores que podrían estar esperando una figura cero kilómetros para iniciar su trabajo con la Nación.

Con dos nuevos y jóvenes viceministros recientemente nombrados por el propio Presidente -Daniel Palacios y Francisco José Chaux- que entienden de ciertas dinámicas y un relevo con otro ministro que pudiera también representar renovación en la política pero entendimiento sano con todos los partidos, el Presidente puede enfrentar mejor unos años que se anticipan bastante complicados y convulsionados. Ese es el cambio que falta y que ojalá el Primer Mandatario se atreva a hacer.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad