martes 27 de octubre de 2020 - 10:10 AM

Abracémonos... será golazo

Escuchar este artículo

Al querido y recordado Roberto Pablo Janiot, ese mítico volante argentino que vistió con honor la camiseta 5 del Bucaramanga le gustaba recordar en medio del café, en su rincón futbolero y de asados llamado La Carreta, las viejas historias de los clásicos del oriente colombiano que se disputaban con éxtasis y frenesí entre nuestro Bucaramanga del alma y el Cúcuta Deportivo.

Cierta vez nos contó la historia del Loco Miguel Zazini, genial volante ofensivo que tuvo la divisa Leoparda que sentía más el pase que el gol. Le gustaba elaborar, asistir, dar pases con ventaja para que sus compañeros anotaran y brillasen en beneficio siempre del equipo. “Ningún jugador es más importante que todo el equipo” (Gracias Alfredo Di Stefano)

Dueño de una fe y confianza en sí mismo única, Miguel Zazini antes de recibir la pelota que laboriosamente recuperaba con pundonor Janiot, ya sabía exactamente qué hacer con ella. Había que dársela a Montanini ya que Américo resolvía en el área rival y el gol era fijo para el Leopardo. Cierta vez y en un clásico ante Cúcuta pasó aquello.

Recibió de Janiot, enganchó a su derecha y se la colocó de 30 metros con la precisión de un reloj suizo a Montanini quien por supuesto definió a placer con la frialdad del goleador. En el momento que levantó el centro y antes que la pelota llegara a los pies de Américo, el genial Miguel Zazini se volteó a mirar a Janiot y le dijo “Abracémonos que será un golazo”

Algo así ocurrió el lunes 26 de Octubre de 2020 en el Clásico del Oriente que ganó Bucaramanga 1 a 0 al Cúcuta Deportivo. En la antesala había un dato no menor. John Pérez, el actual 10 del Leopardo siempre le anota al “Motilón”. Lo hace jugando bien, mal y regular. Lo hace en la A, en la B o en la Copa. Lo hace en las mañanas, en las tardes o en las noches. Dueño de una estupenda pegada de media distancia y con un promedio de 10 goles por temporada en este año estaba divorciado de la red contraria.

Entre una lesión en febrero, el parón por la pandemia y un bajo nivel en la reactivación el chico buscaba su oportunidad para volver por la senda del gol. El DT Guillermo Sanguinetti tenía claro que el 10 sería titular 90 minutos ante el rival histórico. Sabía que una ocasión iba a tener y por ello estaba decidido a dejarle en el campo hasta el final.

En el minuto 82, Makuka recuperó una pelota en propio campo. Se le dio a Roger Torres quien puso a correr a Herazo. Este la puso contra el área rival y el chico Pino Caballero en un toque dejó sembrados a los dos defensores del cuadro Motilón que venían cerrando. Venía acompañando la jugada John Pérez después de una corrida de 60 metros. El 10 gritó: MIAAAA. Y Pino se la puso justa. Antes de impactar el balón el DT en el banquillo a 50 metros espetó “Abracémonos...será golazo”.

John Perez no falla ante el Cúcuta. El entrenador lo sabía y el Bucaramanga ganó. Y la memoria de Miguelito Zazini siguió su recorrido ganador en las entrañas del Estadio Alfonso López.

Abracémonos...será golazo. Y fue golazo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad