lunes 29 de marzo de 2021 - 9:13 AM

Cara y Sello

Escuchar este artículo

En una semana el Atlético Bucaramanga jugó tres partidos. El lunes venció 3 a 1 en Barrancabermeja al cuadro de Alianza , el jueves derrotó 1 a 0 al Cali y el domingo cayó 1 a 2 ante Millonarios.

Con viajes en el medio y ciertas rotaciones, el equipo de Luis Fernando Suárez supo ganar 2 de 3. Mostró pinceladas de buen fútbol con la pelota el lunes, cuando decidió pasar por encima del equipo del puerto petrolero desde la tenencia de balón. Le bastaron 25 minutos para imponer condiciones y ganó con solvencia. Sin atenuantes.

Ante Cali el jueves supo ser práctico. Golpeó primero y cedió la pelota a la escuadra azucarera, optando por el orden defensivo en medio de una noche completa para el portero Chaverra (de los mejores que han venido en años al equipo) quien sacó de todo.

Con 6 puntos de 6 posibles emprendió viaje a Bogotá buscando arañar algo ante un joven pero prometedor Millonarios. El DT hizo cambios en función de una necesaria rotación ante tan apretado calendario. Las cosas no fluyeron bien y se perdió 2 a 1. En el balance general, el equipo muestra riqueza en el arco, en defensa y en la delantera. Tiene calidad y cantidad. Pero su punto flaco es la media cancha.

Sin Bruno Téliz, el uruguayo quien se pierde cerca del 33% del campeonato por expulsiones y el bajo nivel de Montoya, aunado al escaso recambio, el DT opta por transiciones rápidas que claudican al no sostener la pelota. Millos con la pelota y nosotros viéndola pasar.

¿El desenlace? Justo triunfo para el equipo capitalino. Las cosas hay que verlas con el optimismo de una prometedora segunda rueda de temporada, donde habrá que surtir un poco más la media cancha para elevar rendimientos individuales desde el escenario de la competencia interna. Por ahora el equipo muestra dos caras. Una en la que lastima al rival cuando logra ser profundo. Y otra que se apaga cuando su medio campo no se enciende con las luces del 10 Santiago Montoya. Es así.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad