miércoles 21 de abril de 2021 - 8:35 AM

La gran historia de Billy Bean

Escuchar este artículo

Cuenta la leyenda que en el año 2001 cuando se planificaba una nueva temporada del Béisbol de Grandes Ligas de Los Estados Unidos, Billy Bean, el mítico manager de los Atléticos de Oakland, un equipo habituado a no clasificar a fase de Postemporada (Léase Finales) buscaba refuerzos para su plantel. No tenía eco esa intención de parte del consejo directivo. La respuesta al clamor fue: "No tenemos el dinero de los Yankees. Encuentra jugadores con el dinero que tenemos".

Fue cuando se cruzó con un joven experto en Big Data. Alguien apasionado por el Béisbol y por las estadísticas. Y en ese momento escuchó la frase contundente: "Tu prioridad no debería ser comprar jugadores, sino conseguir victorias y en orden para conseguir victorias, necesitas conseguir carreras".

La teoría marcaba la necesidad de encontrar jugadores buenos pero poco vistosos a la luz de los grandes equipos (Una especie de diamantes desechados) y que lograrán llegar a "Embasarse", peaje irremediable que viene luego de un batazo de hit o una base por bolas antes de sumar carreras y por ende sumas victorias.

Fue así como los Atléticos de Oakland lograron conformar con muchos tropiezos una escuadra económica que terminó llegando hasta las finales de temporada marcando en fase regular una racha de victorias consecutivas (25) nunca vista hasta ese día.

Muchas veces no se trata de traer y traer jugadores sino encontrar buenos y útiles para un equipo. Fue lo que hizo la actual directiva del Atlético Bucaramanga. En diciembre armó una plantilla de buenos jugadores que lograron su máximo brillo en la gestión de Luis Fernando Suárez (10 Partidos jugados, 4 victorias, 4 empates, 2 derrotas para un 53% de rendimiento). No alcanzó para llegar a finales pero con el arribo de alguien que mejore lo que hay, como potenciar los buenos delanteros que hay (Quintana, Fernández, Sarmiento, Meléndez, Castillo) más una buena pretemporada de cinco semanas, el equipo sin lugar a dudas podrá tener un segundo semestre de finales de Campeonato. Estamos hablando de traer un buen preparador de delanteros. ¿Saben como se llama? Armando Osma. Es el idóneo. Ha trabajado con el DT Suárez con amplio éxito. Y encima es santandereano. Ojalá fueran por él. No se trata de comprar jugadores, se trata de conseguir victorias.

Es así.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad