lunes 09 de noviembre de 2020 - 11:36 AM

La Historia de Imperioso

Escuchar este artículo

Jesús Gil y Gil fue un presidente que tuvo el Atlético Madrid en la década del ochenta y noventa. Impulsivo, retador ante el dominio del Barcelona y Real Madrid, siempre quiso estar a la altura de los dos grandes de la Liga de España. En esas contrataba no solo buenos jugadores sino buenos entrenadores. Nombres como César Menotti, Luis Aragonés (Prócer del fútbol español), Pacho Maturana, Alfio Basile, entre otros, desfilaron por el banquillo técnico del equipo colchonero como se le conoce a la escuadra de la ribera del Manzanares.

Sin embargo, antes de ganar el campeonato en 1996 con el serbio Radomir Antic, su principal característica era la de echar los entrenadores cada que se daban un par de derrotas. Eduardo Galeano, genial escritor uruguayo, en su obra FÚTBOL A SOL Y SOMBRA cuenta que aquel presidente del Atlético Madrid tenía un caballo corcel bellísimo de nombre “Imperioso” con quien hablaba los domingos al llegar a su casa finca en las afueras de la capital española.

Apesadumbrado por una nueva derrota en el campeonato le decía a Imperioso: ”-Imperioso hemos perdido”. A lo que el caballo respondía: “- Lo sé Gil. La culpa es del entrenador y por eso debes echarlo”. Don Jesús Gil y Gil al otro día le seguía al pie de la letra la instrucción del fino corcel y despedía al director técnico del equipo.

No había proceso que aguantara. Suele pasar cuando una temporada se incendia. El entrenador es el fusible y la cuerda se rompe por el lado más débil. Es más fácil botar uno que a 22. Nuestro Atlético Bucaramanga al parecer tiene un caballo en la sede de Barlovento en Piedecuesta, y quizás hasta pariente lejano de Imperioso, aquel que solía servir de consejero del presidente del Atlético de Madrid de España.

Desde 2016 a la fecha por el Bucaramanga han pasado nombres como Willy Rodríguez (en dos etapas), Flabio Torres también en dos ocasiones, Fernando Pecoso Castro, Harold Rivera, Carlos Mario Hoyos, Diego Cagna, Adolfo Holguín, Jaime de la Pava, Carlos Giraldo, Hernán Torres, Guillermo Sanguinetti y los interinatos de Óscar Serrano y Sergio Novoa, que han estado prestos para apagar los frecuentes incendios.

Cada tres meses hay nuevo entrenador en el equipo. El banquillo técnico del Leopardo es un quemadero como ninguno. Hoy se va Sanguinetti. ¿Quién sigue? Poco importa.

Que pase el siguiente...

Una pena.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad