jueves 19 de agosto de 2021 - 12:00 AM

La pelotica de la basura

en 2009 un juez ordenó su clausura y desde entonces los alcaldes y gobernadores han venido pasándose la pelotica con prórrogas de la vida útil de este sitio de disposición de residuos, omitiendo la amenaza que representa
Escuchar este artículo

¿Te puedes imaginar 30 mil elefantes adultos? Esa es la equivalencia en peso de lo que en promedio recibe El Carrasco mensualmente, 30 mil toneladas de basuras llegan provenientes de 16 municipios de Santander. La historia del relleno comenzó en el año 1978 como un botadero de basura a cielo abierto, hasta convertirse en la amenaza ambiental que hoy conocemos.

Los rellenos sanitarios son una bomba de tiempo para el medio ambiente y la salud pública; el enterrar basura, cubrirla con tierra y compactarla en celdas genera problemas como inestabilidad de taludes, vertimiento de lixiviados al suelo y agua, emisión y/o combustión de gases, y el que ha sido tal vez uno de los mayores padecimientos para los barrios aledaños al Carrasco: malos olores, crecimiento de plagas y vectores.

Desde el año 2002 la comunidad vecina solicitó el cierre del relleno; en 2009 un juez ordenó su clausura y desde entonces los alcaldes y gobernadores han venido pasándose la pelotica con prórrogas de la vida útil de este sitio de disposición de residuos, omitiendo la amenaza que representa, que ha llegado a afectar incluso la operación en el aeropuerto Palonegro por la presencia de gallinazos, siendo así que incluso la Aeronáutica Civil se sumó a la solicitud de cierre.

Las soluciones no son inmediatas y no dependen solo de los gobernantes de turno, desde nuestros hogares o sitios de trabajo debemos separar los residuos sólidos en orgánicos, aprovechables y no aprovechables. Las entidades públicas deben dejar de contratar a tanto influencer y youtuber y redirigir esos recursos para efectuar inversión en infraestructura, talento humano y procesos pedagógicos para cambiar el tipo de disposición final de las basuras, eliminar el relleno y transformar el tratamiento de los residuos, aprovechando su composición para generar materias primas, abonos, producción de gas y energía que permitan a nuestro departamento poner la pelotica de las basuras a favor de la comunidad y el medio ambiente; sin mencionar que esto podría traer un interesante y gran beneficio económico a toda nuestra región.

Ojo gobernantes, “La basura de unos, es el tesoro de otros”.

JUAN JOSé OSMA PINTO
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad