jueves 13 de mayo de 2021 - 12:00 AM

Soy un “vándalo”

Marcho por mi dignidad ciudadana: no quiero que el gobierno me regale nada; ¡exijo que se inviertan bien mis impuestos! Es simple y puro sentido común.
Escuchar este artículo

Marcho, no contra el Estado, nunca contra la institucionalidad y sus Entidades legalmente constituidas, no contra la derecha, tampoco en favor de la izquierda, el castrochavismo, las Farc o los paramilitares; rechazo el anarquismo en todo sentido y a las personas que hacen de la protesta legítima una razón para vandalizar la ciudad y afectar el comercio privado.

Marcho en contra de las políticas del intento de gobierno de Duque y su partido, el Centro Democrático, porque desde la presentación del Plan Nacional de Desarrollo, ahora la reforma tributaria y cada proyecto de ley radicado en el Congreso han demostrado que su intención no es trabajar en pro del bienestar de la ciudadanía, sino favorecer los intereses particulares de personas, que defraudan a la Nación con sus actuaciones corruptas.

Marcho por mi dignidad ciudadana: no quiero que el gobierno me regale nada; ¡exijo que se inviertan bien mis impuestos! Es simple y puro sentido común. No es lógico que el Gobierno pretenda convertir al ciudadano en un burro de carga para tapar los huecos fiscales, en vez de realizar acciones efectivas para recuperar el dinero que los corruptos se han robado, o aumentar la contribución a las multinacionales que explotan los recursos naturales, o disminuir los cargos burocráticos. No, en cambio prefieren intentar gravar la canasta familiar, nombrar a los corruptos ministros o embajadores y aumentarles descaradamente el salario a los 279 congresistas.

Confío en que estas jornadas de protestas sirvan para que el Presidente y los partidos políticos entiendan que esta generación no es ciega, ni bruta; fuimos a la universidad, estudiamos, leemos, somos profesionales, no nos van a manipular con el odio de ese discurso trasnochado del comunismo vs capitalismo.

Derecha, izquierda, centro, no me importa: dejen de robarse el presupuesto, inviertan los impuestos en educación, salud, empleo, infraestructura y demás sectores con falencias de nuestro país; y, sobre todo, escuchen a los ciudadanos. No somos convidados de piedra, somos el elector y constituyente primario, la razón de ser del Estado.

Si luego de exponer estos puntos, se sigue pensando que todo el que sale a marchar por sus derechos es un vándalo, entonces sí, soy un “vándalo”.

JUAN JOSé OSMA PINTO
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad