domingo 13 de septiembre de 2009 - 10:00 AM

Brasil: deAsafío a Estados Unidos

La compra de aviación estratégica militar que acaba de hacerle Brasil a Francia, constituye un desafío para los Estados Unidos y tiene sabor a respuesta al anuncio del acuerdo militar con Colombia. Se trata de 36 aviones Rafale (fabricados por la misma empresa que produce los Mirage), dentro de un gran paquete de cooperación militar con Francia que asciende a cerca de 12.000 millones de dólares.

La decisión de Lula ha recibido duras críticas en algunos sectores de opinión en Brasil que cuestionan las ventajas de los equipos franceses sobre los otros dos oferentes: Estados Unidos y Suecia.

La cooperación franco brasileña incluye además la compra por parte de Francia de un avión de transporte militar construido por Brasil (KC-390) con cooperación francesa, 50 helicópteros de transporte (elaborado por un consorcio brasileño-europeo). Así mismo, han convenido la construcción conjunta de un submarino nuclear y cuatro más convencionales, al igual que un astillero para el desarrollo de los mismos.

Estas compras tienen un sello singular: la transferencia de tecnología y la construcción de plantas de producción de estos equipos en Brasil. La razón de este giro está fundamentada en la estrategia de defensa de este país que reconoce algunos factores geopolíticos tradicionales (la lucha contra el narcotráfico, la protección de la Amazonía y de sus derechos sobre los recursos petroleros descubiertos en la plataforma marítima) y sobre todo que la vincula con la estrategia de desarrollo.

Brasil ha tomado la decisión de entrar a jugar duro en el escenario geo-estratégico regional y quiere evitar depender de los Estados Unidos. La Amazonía es vista por los brasileños como la punta de lanza del interés que los norteamericanos tienen en el continente suramericano. Vale la pena recordar el antecedente de la intención frustrada que tuvo Estados Unidos de construir un sistema amazónico de radares, Brasil se opuso de manera férrea y prefirió invertir varios billones de dólares en su propio sistema.

La estrategia de defensa incluye además asociarse con los países de la región lo que le permitiría jalonar el desarrollo, ampliar sus mercados y mantener la capacidad disuasiva de sus fuerzas militares en el largo plazo. No debemos olvidar los anuncios del anterior Ministro de Defensa colombiano respecto a planes de complementación industrial en materia militar con Brasil, específicamente en la construcción del avión KC 390 mencionado.

Estos hechos son nuevamente motivos de reflexión y lecciones para Colombia de cómo desarrollar la política exterior: ésta debe ser un propósito colectivo, que se debe desarrollar de forma creativa reconciliando el fomento de las buenas relaciones con los intereses en materia de desarrollo económico y de defensa nacional.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad