domingo 26 de julio de 2009 - 10:00 AM

Propuesta para la crisis con Venezuela y Ecuador

Es un hecho: Venezuela y Ecuador nos han decretado sanciones económicas y comerciales. El teléfono roto entre nuestra Cancillería y el Ministerio de Defensa no ha permitido desactivar la andanada interna y externa de críticas, suscitada por el anuncio del acuerdo militar con Estados Unidos.

En el Congreso, en el Consejo de Estado y en la Corte Constitucional se deben conocer en detalle y avalar las cláusulas del acuerdo que definan claramente que bajo ningún pretexto las operaciones militares y de inteligencia serán ofensivas ni violatorias de la soberanía de nuestros vecinos. El reto que enfrenta la precaria diplomacia colombiana es de gran envergadura. Debe lograr conciliar la necesaria cooperación con los Estados Unidos, las buenas relaciones con los vecinos y la protección del intercambio comercial. Sin embargo, nada de lo anterior se hará realidad sin establecer primero un verdadero mecanismo institucional de coordinación con el Ministerio de Defensa y un liderazgo del Canciller que hasta ahora no se ha sentido.

El Ministerio de Defensa debe resolver además un evidente desequilibrio estratégico derivado de invertir todas las energías en el conflicto interno sin considerar eventuales confrontaciones militares externas que aunque improbables, no son imposibles. Desequilibrio agravado por los recientes accidentes de nuestra vetusta y obsoleta aviación estratégica.

Por ahora, el protagonismo lo debe asumir la diplomacia con un objetivo claro: evitar que escale la crisis. Propongo para lograrlo la celebración en Brasil o Cuba de una cumbre de cinco jefes de Estado: Colombia, Venezuela, Ecuador con Brasil y Cuba como garantes y la Presidencia del ex presidente Jimmy Carter, de Estados Unidos.

Colombia, con el deseable apoyo de Brasil, podría condicionar parte de la cooperación militar que se negocia con los Estados Unidos a la celebración de un acuerdo regional en contra del narcotráfico y del tráfico de armas y el terrorismo con estrictos indicadores de gestión para las partes.

Así mismo, podría hacer depender la cooperación de la celebración de un tratado de libre comercio y de protección de inversiones colombo-venezolano: la mejor defensa es la integración; de igual manera deberíamos realizar un debate interno sobre la pertinencia de permitir el uso de algunos de los equipos a los que se busca tener acceso a través del acuerdo de cooperación.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad