viernes 30 de octubre de 2020 - 12:00 AM

Renovación ahora más que nunca

Nuestra democracia está en peligro y las elecciones del 2022 serán claves para el futuro de toda una generación. Ahora más que nunca la gente exige un cambio.
Escuchar este artículo

En una columna del 23 de abril de 2016 titulada “Réquiem por la moción de censura”, Carlos Holmes Trujillo señaló que “lo que el país necesita es un verdadero equilibrio de poderes para que el sueño de rendición de cuentas y el control no sea una fábula constitucional, sino una realidad que le dé credibilidad al sistema”. Sí, es la misma persona que hoy ostenta el cargo de ministro de Defensa y que el 22 de octubre le hizo “conejo” a esta figura y al país. Todo se inició con el contagio de COVID-19 de una senadora (curiosamente del partido de gobierno) en una sesión presencial en el Congreso. Inexplicablemente, el presidente del Senado tomó la decisión de que el debate de control político ya no iba a ser presencial, sino virtual, es decir, a escondidas de la opinión pública. La ausencia absoluta en Colombia de una cultura de responsabilidad política hizo que las mayorías a favor del ministro desconocieran por completo el fondo del debate para privilegiar la arrogancia de mostrar que son capaces de no someterse al control político. En un hecho sin precedentes, 58 parlamentarios, incluyendo al presidente del Senado, frustraron su desarrollo. Un acto injustificable, que como lo he venido mencionando, confirma aún más el “tufillo dictatorial” que cunde en el gobierno y su bancada parlamentaria. Cabe entonces preguntarse: ¿Cuál es la próxima ‘jugadita’ del Centro Democrático? ¿Cerrar el Congreso? ¿Un golpe de Estado? Según ellos, el país se le iba a entregar al comunismo y a las Farc, pero en realidad está en manos de un grupo político tan antidemocrático como Maduro y su régimen dictatorial criminal. Ahora que entramos de nuevo en época electoral, están tratando de imponer un nuevo lema “Ojo con el 2022”. ¿Ojo con qué? ¡Ojo con ellos! Ojo con su sed de poder y de volver al país un estado autoritario, perseguidor y hasta dictatorial. Nuestra democracia está en peligro y las elecciones del 2022 serán claves para el futuro de toda una generación. Es necesario informarnos para elegir a quienes buscan el bien común, defienden el interés general y el sentido ético de lo público. Ahora más que nunca necesitamos un giro en la política, la gente exige un cambio, pero la élite política se resiste, anclada en sus privilegios y en creer que el estado es propiedad privada. Renovación ahora más que nunca.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad