domingo 31 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Suprema hispana

El presidente Obama ha nominado a la juez Sonia Sotomayor para ocupar un puesto como magistrada en la Corte Suprema de los Estados Unidos, un cargo vitalicio para una mujer de 53 años. La juez Sotomayor, nacida en el Bronx, de padres puertorriqueños y diagnosticada de diabetes a los 8 años, hizo una carrera académica y pública ejemplar.

Graduada de las universidades de Princeton (summa cum laude) y Yale, fue asistente del fiscal de Nueva York y luego designada por el presidente Bush (padre) en 1991 como Juez Federal. En 1998 por nominación del presidente Clinton, llegó a ser juez de la Corte de Apelaciones del Segundo Distrito de Nueva York, cargo que ocupa actualmente.

Sin lugar a dudas el impacto de esta nominación es alto y tiene un contenido político importante: la población de origen latino es cerca del 15%, superando a la afroamericana; presenta la mayor tasa de crecimiento y actualmente constituye el 9% del electorado. Por esta razón, para algunos analistas su designación no sólo responde a la experiencia profesional de la juez Sotomayor, sino a una estrategia para consolidar el voto hispano bajo las toldas demócratas y reconocer su contribución al triunfo del presidente Obama.

En general, en esta administración se percibe una apertura a la comunidad hispana que se ha reflejado en los nombramientos de Hilda Solís como Secretaria de Trabajo (ministra), de padre mexicano y madre nicaragüense, y de Arturo Valenzuela de padres chileno y estadounidense, como Subsecretario para Asuntos Hemisféricos, entre otros.

La designación de Sonia Sotomayor ha caído bien entre diversos sectores de la opinión, que resaltan además de su sencillez, su carácter bilingüe y bicultural. Así mismo, muchos ciudadanos se identifican con su historia: al provenir de una familia trabajadora, de ingresos modestos y reflejar una nueva versión del 'sueño americano' donde el trabajo y el mérito personal son suficientes para cosechar los más importantes logros.

Por otra parte, con la designación de la juez Sotomayor, nuevamente se puede recomponer el equilibrio de la Corte Suprema, que hoy se compone de 5 jueces de tendencia liberal y 4 de tendencia conservadora. La posición ideológica de Sotomayor ha sido calificada como centrista o liberal en diversos medios de comunicación.

Con estos antecedentes, la jugada del presidente Obama ha sido hábil, pues los Congresistas que se opongan a este nombramiento deberán ofrecer argumentos de peso que les impidan caer en desgracia con la comunidad hispana, y superar el hecho de que ha recibido un respaldo bipartidista en su carrera (Bush (padre) en 1991 y Clinton en 1998).

Habrá un debate político intenso bajo el manto de argumentaciones basadas en cuáles han sido sus posiciones judiciales, algunas de las cuales ya causaron amplia polémica como la anulación del contrato colectivo adoptado por los equipos de béisbol, dando razón a los jugadores o su respaldo a que los periódicos puedan licenciar el trabajo de los periodistas independientes que publiquen en ellos. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad