viernes 17 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Bienvenida la Misión de Descentralización

No obstante, sorprende que el análisis de la descentralización política, uno de los tres pilares de este proceso junto con la administrativa y fiscal, no haya sido incluido. Asimismo, hace falta la voz del sector privado...

¿En la organización donde usted trabaja hay demoras en la toma de decisiones o no existe claridad sobre quién es el responsable? ¿A veces hay múltiples personas peleándose por el control de ciertas labores o nadie quiera asumirlas? ¿Los recursos se desperdician? ¿Hay desmotivación de los trabajadores o ellos tienen otros intereses que no coinciden con los fines de la empresa? Si usted se enfrenta a este tipo de situaciones, es probable que la organización en donde trabaja no tenga claro su propósito y tampoco una estructura organizacional adecuada para alcanzarlo. Lo mismo pasa con el Estado. Sufrimos diariamente las ineficiencias de esta gran organización, que se traducen en una baja calidad en la prestación de bienes y servicios públicos como las vías, el transporte masivo, el agua potable, el alcantarillado, la educación, la salud, etc.

Justamente hace 30 años se realizó la última Misión de Descentralización (Wiesner-Bird), que orientó la reforma de la Constitución de 1991. A raíz de la nueva carta política se estableció que Colombia es una “República unitaria, descentralizada y con autonomía de las entidades territoriales”. Luego de tres décadas, es necesario hacer un balance riguroso sobre este modelo, diseñar una visión clara a seguir, y formular una ruta de implementación de los ajustes que se requieran. Así lo estableció el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 a través de una nueva Misión de Descentralización, que debió empezar hace dos años. Sin embargo, por fin arrancó labores en forma la semana pasada con la expedición del Decreto 1665 de 2021, que reglamenta su funcionamiento.

Aunque hubiera sido pertinente contar con los resultados de la Misión antes de adelantar reformas como la tributaria o la del Sistema General de Regalías, más vale tarde que nunca. ¡Bienvenida la Misión de Descentralización! El gobierno ha conformado un equipo sólido para afrontar este gran desafío y los componentes abordan temáticas clave como competencias, financiación, arquitectura institucional, participación ciudadana y territorios indígenas. No obstante, sorprende que el análisis de la descentralización política, uno de los tres pilares de este proceso junto con la administrativa y fiscal, no haya sido incluido. Asimismo, hace falta la voz del sector privado entre sus miembros. Pero independientemente de las mejoras, esta Misión es sin duda un espacio único y muy valioso del que todas las regiones y actores deben participar.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad