viernes 15 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Brechas de competitividad

respecto al ámbito ambiental, preocupa que Santander esté en el puesto 25 al registrar una de las tasas más altas de deforestación
Escuchar este artículo

La meta más retadora que menciona el Plan Departamental de Desarrollo (PDD) es “mantener al menos el tercer lugar en el ranking del Índice Departamental de Competitividad” entre los 32 departamentos y Bogotá. Por un lado, gracias a importantes esfuerzos, Santander ocupó el puesto número tres en el 2019, después de Bogotá y Antioquia, pero le siguen de cerca los departamentos de Atlántico, Valle del Cauca y Risaralda. Y por otro lado, la competitividad va más allá del desarrollo empresarial e implica el desarrollo armónico de las dimensiones institucional, social, económica y ambiental.

En este sentido, si bien Santander muestra grandes fortalezas, el PDD no debe dejar de fortalecer e incluir el cierre de brechas de competitividad. En materia institucional, aparte de los grandes desafíos en transparencia y desempeño en la gestión pública, Santander ocupa el puesto 20 en eficiencia en la justicia y el 23 en la efectividad en los métodos de resolución de conflictos. Asimismo, tan solo tiene actualizado el 11% del catastro.

A nivel social y pese a contar con hospitales que son referente a nivel nacional, Santander ocupa la posición número 23 en el tiempo de asignación de citas médicas y el puesto 25 y 28 en cobertura de vacunación triple viral y pentavalente, respectivamente. Igualmente, de acuerdo con el índice departamental de salud (InDes), que mide el desempeño del sistema de salud a nivel territorial, Santander ocupa el puesto 26.

En la dimensión económica, ha sido reiterativo el llamado para dejar de ocupar el puesto 28 y 20 con relación al estado de las vías primarias y secundarias. Además, Santander no puede seguir ocupando el puesto 18 en cuanto al monto de exportaciones no mineroenergéticas. Por último, respecto al ámbito ambiental, preocupa que Santander esté en el puesto 25 al registrar una de las tasas más altas de deforestación y en el 23 en el índice de riesgo de desastres.

Si bien no todas estas problemáticas le competen a la gobernación, sí le incumben y requieren de su gestión. Por consiguiente, estos datos buscan poner alerta al sector público, privado, academia y ciudadanía para que cada uno asuma su responsabilidad y movilice acciones alrededor de un propósito común: que Santander mantenga, por lo menos, el tercer lugar como el departamento más competitivo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad