viernes 17 de julio de 2020 - 12:00 AM

Competitividad Metropolitana

Para afrontar los efectos de la pandemia y crear una ciudad resiliente, no hay otra opción que contruirla a nivel metropolitano.
Escuchar este artículo

El Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario publicaron el pasado martes los resultados del Índice de Competitividad de Ciudades 2020, lo que genera un insumo poderoso en la formulación e implementación de una visión metropolitana. Este índice evaluó el desempeño de la competitividad de las 32 áreas metropolitanas y ciudades capitales del país. Con la aplicación de una nueva metodología, el Área Metropolitana de Bucaramanga (AMB) dejó de ocupar el tercer lugar para ubicarse en el quinto en 2019, y en 2020, alcanzó la cuarta posición aumentando un grado en el escalafón. De esta manera, con 6,33 puntos sobre 10, el AMB se ubicó detrás de Bogotá y las áreas metropolitanas de Medellín y Manizales. Le siguen de cerca, Tunja y el área metropolitana de Cali.

Estos resultados muestran grandes oportunidades y desafíos. En cuanto a la calidad del recurso humano, que es lo más valioso en una organización, el AMB va punteando. Ocupa el primer puesto en educación básica y media gracias a los buenos resultados en las pruebas Saber 11 y en la cobertura de la educación media. Asimismo, el AMB cuenta con un número significativo de graduados con posgrado y altos puntajes en las pruebas Saber Pro. Por último, vale la pena rescatar los bajos niveles de mortalidad infantil y las fuertes capacidades de personal especializado en las TIC.

No obstante, se presentan rezagos significativos. Respecto al porcentaje de procesos contractuales en el SECOP II, el AMB ocupó el puesto 30. Las tasas de productividad de los jueces y de eficiencia en resolución de conflictos son de las más bajas. La oferta cultural es limitada. Hay altas tasas de emisiones de CO2. Se cuenta con los mayores costos y demoras para obtener permisos de construcción, y la participación del comercio exterior en el PIB departamental es muy baja.

Los cuatro planes de desarrollo de los municipios del área metropolitana establecen como objetivo mejorar su competitividad. Ahora, se requiere diseñar un plan conjunto que permita optimizar recursos y compartir buenas prácticas. La evidencia muestra que los territorios más competitivos se recuperan más rápido de las crisis. Para afrontar los efectos de la pandemia y crear una ciudad resiliente, no hay otra opción que contruirla a nivel metropolitano.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad