domingo 21 de agosto de 2022 - 12:00 AM

Empresarios conscientes

Ahora cerca del 90% de los empleados siente que son tratados muy bien, y “Biggby Coffee” sigue creciendo financieramente. Bob busca demostrar que es posible combatir la existencia de una cultura laboral tóxica en EE.UU.

Múltiples medios de comunicación y columnistas se han referido al Séptimo Congreso Empresarial Colombiano (CEC), realizado la semana pasada en Cartagena por la ANDI, particularmente por la intervención del presidente de la República, Gustavo Petro. Pero durante los tres días del CEC, hubo un panel que me llamó gratamente la atención y que se denominó “Transformándose hacia el capitalismo consciente”, en el que el empresario de los EE.UU., Bob Fish, y el consultor Nathan Havey, contaron su travesía para hacer de este concepto una realidad.

Fish, junto con su socio Mike McFall crearon la cadena de tiendas de café “Biggby Coffee”. Todo empezó en 1995 con la primera tienda en el estado de Michigan, pero rápidamente se expandieron por el resto del país registrando un crecimiento anual de ingresos del 20%. En 2014 “Biggby Coffee” contaba con 200 tiendas en nueve estados. Fueron la empresa de tiendas de café con el mayor crecimiento en EE.UU., según NBC. La compañía tenía el lema “Ser feliz, divertirse, hacer amigos, amar a las personas y tomar buen café”.

Pero no todo era color de rosa. Para Bob, si bien la empresa le dejaba cada vez más ceros a la derecha, su cultura estaba basada en el miedo. Había empleados que renunciaban de la noche a la mañana. Otros que llevaban más de 10 años vivían con la incertidumbre de si iban a tener trabajo al día siguiente. Al mismo tiempo, Bob y Mike se sentían sin inspiración, lo que los llevó a contactar a Nathan Havey quien les hizo una auditoría sobre el impacto en los grupos de interés: comunidad, clientes, vendedores, medio ambiente, accionistas y empleados. Pese a que en la mayoría de aspectos los resultados fueron satisfactorios, más del 60% de los empleados sentía que eran tratados “terriblemente” o “no muy bien”.

Desde entonces se pusieron a la tarea de redefinir su propósito y generar un mejor ambiente laboral con metas medibles. Ahora cerca del 90% de los empleados siente que son tratados muy bien, y “Biggby Coffee” sigue creciendo financieramente. Bob busca demostrar que es posible combatir la existencia de una cultura laboral tóxica en EE.UU. Adicionalmente, visita a caficultores y estableció como meta comprarles directamente el 50% de los granos que usan en sus tiendas. Para Bob, el propósito de los negocios no es la rentabilidad, sino encontrar soluciones rentables a los problemas de la gente. Un ejemplo, como muchos, de un empresario consciente.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad