Publicidad

Juan Pablo Remolina
Sábado 13 de enero de 2024 - 12:00 PM

Peaje de Rionegro ya

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

La decisión de hacer realidad la construcción de la vía La Virgen-La Cemento está en nuestras propias manos. Recientemente, en una reunión con la comunidad del norte de Bucaramanga, un empresario que ha participado en protestas por el mal estado de la vía, lo decía con claridad: “no nos podemos quedar mirando hacia el pasado; debemos mirar al futuro”.

La construcción en doble calzada de La Virgen a La Cemento tiene un costo de 150.000 millones de pesos, incluyendo un intercambiador, un retorno, una glorieta, dos puentes y senderos peatonales. Nadie discute la urgencia de esta obra, que conecta a Bucaramanga con la costa y por la cual transitan diariamente 40.000 vehículos. El debate está en la financiación. Unos se niegan a reactivar el peaje de Rionegro y sugieren que se financie con otros recursos del gobierno nacional o regalías, a través de una reforma legal. Ideas interesantes, pero con poca probabilidad de éxito.

Otra opción es reconocer que el gobierno nacional nos ha brindado una oportunidad única: sin la existencia de una concesión, los ingresos de los peajes de Lebrija y Rionegro tienen destinación específica para mejorar las carreteras en la provincia metropolitana. Su administración y gobierno está a cargo de Findeter y un comité directivo conformado por el INVIAS, la gobernación, las alcaldías de Bucaramanga, Lebrija y Rionegro, veedurías, Sociedad Santandereana de Ingenieros y Prosantander. Sin embargo, el peaje de Rionegro fue vandalizado hace 2 años y 8 meses, y desde entonces se ha dejado de recaudar más de 50.000 millones y se estima que los ingresos en los próximos 11 años sumarían más de 320.000 millones.

De ahí que se está estudiando la reactivación del peaje eximiendo a los rionegranos, que contribuyen con menos del 5% del recaudo total. Esto lograría, con justicia, que los vehículos, que más deterioran la vía y que provienen de otras regiones, paguen por su mantenimiento. Pero lo más importante es que se tendría la fuente de financiación para apalancar un crédito que permitiría iniciar obras en 2025. Adicionalmente, se pueden tramitar recursos de “obras por impuestos” para satisfacer muchas otras necesidades de Rionegro.

La alcaldía y la veeduría de Rionegro tienen asiento en el Comité Directivo; ya está contratado otro compromiso con esta comunidad: el par vial entre El Cero y Puente Tierra por 107.000 millones; y hay mejor coordinación entre alcaldías y gobernación. Ahora, el Norte merece atención. No sigamos perdiendo más recursos y limitando nuestro propio desarrollo. Llegó el momento de mirar hacia el futuro.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad