viernes 28 de agosto de 2020 - 12:00 AM

Regalías: más centralización, menos controles

Escuchar este artículo

La reforma a las regalías que se debate en el Congreso dejaría un sistema más centralizado y con menos controles.

Por un lado, se fortalece la centralización. Primero, el Departamento Nacional de Planeación (DNP) asume las secretarías técnicas de los Órganos Colegiados de Administración y Decisión (OCAD) a nivel regional, que antes estaban a cargo de los departamentos. En estos OCAD se aprobarán los proyectos para ser financiados con el 40% de la asignación para la inversión regional, la cual se distribuirá por regiones y no por departamentos. Por consiguiente, se restringe el margen de manejo de estos recursos para los departamentos frente a la nación.

Segundo, el Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) pasa de tener asignaciones departamentalizadas a convertirse en una bolsa nacional. De hecho, se quería eliminar el OCAD de CTI en el que tienen asiento los departamentos y las universidades para que el ministerio de CTI tuviera mayor discreción en el uso de estos recursos. Afortunadamente, eso no ocurrió y por lo menos el OCAD de CTI se mantiene. Tercero, se crea una asignación ambiental a cargo de entidades del orden nacional, el DNP y el Ministerio de Ambiente. En total, las entidades territoriales perderían manejo en cerca del 25% de las regalías.

Por otro lado, se reducen los controles. Primero, se eliminan los OCAD departamentales y municipales. Es decir, los gobernadores y alcaldes tendrán mayor discreción en la aprobación de los proyectos financiados con las asignaciones departamentalizadas o municipalizadas. Segundo, se confirma la eliminación de la participación obligatoria de los Comités Consultivos, lo que cierra la posibilidad de que actores como las Comisiones Regionales de Competitividad, universidades y organizaciones sociales cuenten con un espacio institucional para pronunciarse sobre los proyectos antes de ser aprobados.

Tercero, se debilita el actual Sistema de Monitoreo, Seguimiento, Control y Evaluación a cargo del DNP, el cual ha permitido un mayor control de los recursos. El DNP ya no podrá imponer medidas de control por la falta de reporte de información o el incumplimiento de planes de mejora. Adicionalmente, para estas labores se le disminuye su asignación en un 20% y se fortalece el rol de la Procuraduría y la Contraloría que se ha caracterizado por su ausencia.

¿No se debe mejor fortalecer las capacidades territoriales?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad