Publicidad

Juan Pablo Remolina
Sábado 03 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Son las capacidades estúpido

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

Cuando se busca enfocar la atención en un asunto, usualmente se hace una adaptación de la famosa expresión que hizo que Bill Clinton se convirtiera en presidente de los EE.UU. en 1992: “es la economía, estúpido”. Esta frase terminó otorgándole el triunfo sobre George Bush, quien venía de ejercer la presidencia en un contexto de recesión económica. Bajo esta óptica, quiero martillar sobre la importancia de la generación de capacidades en el debate sobre las regiones autonómicas, que con gran acierto viene promoviendo el presidente del Congreso de la República, el senador, Iván Name.

La semana pasada, Bucaramanga fue escenario de esta gran conversación. Durante toda una jornada se presentaron cerca de 30 intervenciones de múltiples sectores e ideologías. Todas tenían algo en común como bien lo señaló el director de la Misión de Descentralización, Indalecio Restrepo, “la centralización talla y molesta”. En otras palabras, el modelo centralista fracasó. Las responsabilidades y los problemas están descentralizados, pero no así las herramientas para ejercerlas y brindar soluciones. De ahí que esta temática coge cada vez más fuerza, y sin duda, jugará un rol esencial en las próximas elecciones presidenciales.

Las posiciones giran entre federalistas, descentralistas y autonomistas. Más allá de entrar en las particularidades de cada término, quiero insistir en el concepto de “descentralización asimétrica” de la OCDE. Si bien la discusión sobre los modelos de Estado es vieja y proviene desde la misma fundación de la República de Colombia, la literatura al respecto ha evolucionado desde entonces. El concepto es sencillo: “más capacidades, más autonomía”. Como sucede con los hijos, se debe velar por el crecimiento y desarrollo del potencial de cada uno. A algunos hay que brindarles más atención y recursos, pero otros avanzan más rápido y hay que dejar que sigan creciendo, lo que permite que ayuden a jalonar a los que vienen más rezagados.

No es conveniente soltarle el carro al hijo que todavía no sabe conducir. Sin duda, se debe buscar la convergencia regional y asignarles más recursos a las entidades territoriales. Pero, al final de cuentas, lo realmente importante son las capacidades en el territorio, que permitan generar desarrollo económico y calidad del gasto público. Es decir, se debe tener una mirada exhaustiva del territorio, incluyendo el tejido productivo, académico, social y político. De lo contrario, seguiremos con las mismas inequidades y la captura del estado local por las mafias. Sería irónico combatir la uniformidad, descentralizando o creando regiones autonómicas por igual. No se trata de vender soluciones, sino de resolver problemas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad