domingo 11 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

¿Territorios funcionales e integradores?

No en vano Santander es uno de los departamentos con mayores inequidades territoriales del país. Los ciudadanos demandan una dirigencia que mire más allá de su jurisdicción y que le apunte a la construcción de verdaderos territorios funcionales e integradores.

Santander es un departamento de provincias y el principal nodo del nororiente colombiano. Sin embargo, su potencial se ha visto limitado ante la falta de desarrollo de mecanismos asociativos y de una adecuada infraestructura social, ambiental y de transporte que le permita fortalecer los relacionamientos existentes.

Dado que las elecciones territoriales cubren un ámbito municipal o departamental, sus dirigentes tienden a concentrase en las necesidades de sus electores en esa jurisdicción, pero con frecuencia se deja a un lado el hecho de que las dinámicas sociales y económicas sobrepasan los límites político-administrativos.

Para profundizar sobre este fenómeno, el Informe de Desarrollo de Santander 2022, coordinado por Prosantander, incluye un capítulo denominado ‘Territorios funcionales e integradores’, realizado por el Observatorio del Sistema de Ciudades (OSC) del Departamento Nacional de Planeación. Según el OSC, al analizar a nivel intradepartamental los flujos de pacientes, estudiantes, trabajadores, carga y cobertura de las cuencas hidrográficas, se evidencia que las capitales de cada una de las provincias juegan un rol fundamental como centros subregionales y nodos funcionales de municipios de departamentos aledaños. Por ejemplo, “en la E.S.E. Hospital Regional Manuela Beltrán, localizada en el municipio del Socorro, capital de la Provincia Comunera, se atiende a las madres gestantes de 13 municipios cercanos”.

Por otro lado, el análisis de las relaciones interdepartamentales basadas en el transporte de carga muestra que, si bien Santander tiene conexión con la mayoría de los departamentos del país, el 80% de su mercancía se destina a Norte de Santander, Antioquia, Cesar, Boyacá, Cundinamarca y el Caribe, pese a la precariedad de sus carreteras. En materia educativa, Santander recibe un número significativo de estudiantes de Norte de Santander, Arauca y Cesar.

De ahí la importancia de la existencia de una gobernanza sólida. De acuerdo con el OSC, el nuestro es el segundo departamento con el mayor número de esquemas asociativos, incluyendo la RAP del Gran Santander. Luego de un gran trabajo de coordinación, en 2019 la Asamblea expidió una ordenanza que establece las siete Provincias Administrativas de Planificación (PAP). Sin embargo, todavía no se han implementado.

Asimismo, es lamentable que no se haya logrado conformar un esquema asociativo alrededor del embalse de Topocoro, que tanto lo necesita.

No en vano Santander es uno de los departamentos con mayores inequidades territoriales del país. Los ciudadanos demandan una dirigencia que mire más allá de su jurisdicción y que le apunte a la construcción de verdaderos territorios funcionales e integradores.

Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad