viernes 24 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Trabajemos unidos como las abejas


Estas lecciones nos deben inspirar para superar el individualismo y el ego, y trabajar unidos como las abejas por el desarrollo de Santander y de Colombia.

Por recomendación del artista santandereano Máximo Flórez López, tuve la oportunidad de conocer a Fidel Castro Cabello, un artista cubano que vive en Bucaramanga desde hace seis años. Fidel no solo tiene una destacada carrera creativa, sino que también es educador en la Escuela Municipal de Artes de Bucaramanga (EMA). Dentro de su obra, en una serie denominada Taxologías plasma a través de dibujos relaciones entre humanos y animales con comportamientos similares buscando analogías entre distintas especies. Por ejemplo, las ballenas y el sonar de los submarinos, o los escarabajos y el compostaje.

Bajo esta óptica y con el fin de promover el trabajo en equipo, la solidaridad y el civismo desde Prosantander, Fidel realizó una serie de dibujos basados en las abejas, unos animales fascinantes por las múltiples enseñanzas que nos dejan.

- Primero, la articulación en torno a un propósito común. En una colmena puede haber hasta 60.000 abejas y cada una está realizando una función específica que apunta al bienestar general: la producción de miel para sobrevivir.

- Segundo, la importancia del liderazgo. Sin reina no hay miel, pero su función no es que le sirvan, sino servirle a la colmena. Es la única abeja fértil y le corresponde poner huevos para asegurar el cambio generacional, y mantener la cohesión del grupo.

- Tercero, la responsabilidad. Además del trabajo de la reina, están las abejas obreras que salen de la colmena a buscar y capturar el néctar de las flores para depositarlo en el panal. Asimismo, están los zánganos, que se quedan en la colmena y se encargan de fecundar a la reina. Hay diversidad de roles, confianza y alineación.

- Cuarto, la comunicación. Por ejemplo, para seleccionar el lugar de un nuevo panal salen abejas exploradoras, que, al regresar, expresan con claridad a través de una danza las complejas características del sitio. Para validar las condiciones, otras abejas hacen lo propio y así sucesivamente hasta que haya consenso, lo cual se materializa cuando un grupo suficiente de abejas hace un mismo baile.

- Quinto, la colaboración. Cuando las obreras salen a capturar el néctar de las plantas realizan el proceso de polinización, del cual dependen la alimentación y la biodiversidad del planeta. Es decir, al mismo tiempo, reciben y dan enormes beneficios a otros actores.

Estas lecciones nos deben inspirar para superar el individualismo y el ego, y trabajar unidos como las abejas por el desarrollo de Santander y de Colombia.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad