jueves 21 de abril de 2022 - 12:00 AM

Consentimiento, no solo para los contratos

Image
Columna de
Juliana Martínez

Las recientes revelaciones sobre sobre múltiples casos de abuso sexual en colegios han mostrado, entre otras, una profunda falta de comprensión de uno de los conceptos clave para entender el abuso sexual: el consentimiento.

El término viene del derecho y enuncia el acuerdo de las partes para celebrar un contrato.

Pero el consentimiento no es solo la aquiescencia (tácita o explícita) de la partes. Hay que analizar las condiciones en las se da para determinar si es realmente libre, y por lo tanto válido, o no lo es y puede estar incurriendo en un delito.

Es decir, para hablar de consentimiento hay que hablar de las relaciones de poder entre las partes.

Con las relaciones sentimentales y/o sexuales sucede algo similar.

Por el desbalance de poder inherente entre una persona adulta y un/a adolescente, sobre todo cuando la primera ocupa una posición de autoridad (es su profesor, entrenador, médico, sacerdote, etc.), no puede haber una relación sexual y/o sentimental consentida: necesariamente constituye un abuso de poder que puede también ser acoso y/o abuso sexual.

Además, cuando de relaciones sentimentales y/o sexuales se trata, el consentimiento tiene otras características clave:

• Se da libre y conscientemente: sin manipulación ni presión de ningún tipo y la persona no puede estar incapacitada por el consumo de sustancias.

• Es explícito: el/la que calla no otorga.• Es específico: bailar con o besar a alguien no implica aceptar tener relaciones sexuales.

• Es informado: no puede estar basado en mentiras o engaños como decir que se va usar un preservativo y no hacerlo o retirarlo.

• Es dinámico: consentir a una relación sentimental y/o sexual una vez no implica hacerlo para siempre. El consentimiento se puede retirar cuando se desee.

Si estas condiciones no se dan, no hay una “relación”, “noviazgo” o un “acto sexual”, hay un abuso.

Las medidas punitivas nunca son suficientes. La clave está en el cambio cultural y para eso tenemos que educar(nos).

Hablar sobre qué es y por qué es importante el consentimiento con niños, niñas y adolescentes es un primer y urgente paso en la erradicación del acoso y el abuso sexual.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad