jueves 25 de julio de 2019 - 12:00 AM

Homofobia, xenofobia y VIH

el VIH no tiene nada que ver con la homosexualidad, la “promiscuidad” ni mucho menos la nacionalidad. No es una cuestión de orientación sexual ni de “valores”, sino de acceso a salud y desigualdad social
Image
Columna de
Juliana Martínez

El sábado 20 de julio el periódico El Frente publicó una nota en la que culpa a “las libertades que se han concedido a las parejas del mismo sexo” y a “las migraciones de venezolanos” por el aumento en el registro de casos de VIH en el país.

Sin embargo, prácticamente todo lo que el texto dice es falso y peligroso.

Lo que ha aumentado en Colombia son los diagnósticos de VIH. Esto, por contra intuitivo que parezca, no es necesariamente una mala noticia. Como explica Thatiana Camila Díaz, encargada de un programa para personas conviviendo con el virus en Bucaramanga, lo más probable es que lo que esté aumentando sea el número de casos que detecta el sistema, no los contagios; y, de estos, solo el 0.8 por ciento pertenecen a personas de otras nacionalidades, incluida la venezolana. La noticia es en parte buena porque, a mayor detección, mayor y mejor tratamiento.

Pero lo más importante es esto: el VIH no tiene nada que ver con la homosexualidad, la “promiscuidad” ni mucho menos la nacionalidad. No es una cuestión de orientación sexual ni de “valores”, sino de acceso a salud y desigualdad social.

Por eso, los grupos poblacionales con más altos índices de contagio son también los más vulnerables. Por eso, también, donde hay menos casos de nuevos contagios es donde los servicios de salud son mejores, hay menos sexismo, y se reconocen más derechos (no menos) para las personas LGBT.

Por el contrario, países donde la homosexualidad es criminalizada y el sexismo es más fuerte, tienen tazas de infección más altas (por ejemplo en el África subsahariana los casos han aumentado un 66% y la mayoría mujeres heterosexuales jóvenes).

Tener múltiples parejas sexuales o el ser homosexual puede parecer inmoral o pecado, pero decir que son factores de riesgo es una mentira basada en el prejuicio.

La salud no es un tema de moral, es un tema de educación en salud sexual, diversidad, y equidad, y de acceso a servicios de prevención y tratamiento que nos incluyan a todos y todas por igual.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad