jueves 03 de octubre de 2019 - 12:00 AM

Juego sin género

este ‘mundo creable’ es una maravillosa oportunidad de reinventarse las reglas del juego, no solo en la casa y la infancia, sino también, ojalá, en el mundo adulto
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Juliana Martínez

El 25 de septiembre Mattel, el célebre creador de Barbie y uno de los fabricantes de juguetes más grandes del mundo, hizo historia al lanzar su primera muñeca de género neutro.

“Creatable World” (“Mundo Creable”) es una serie de seis| muñecos, cada uno de los cuales viene con una serie de accesorios asociados con ambos géneros que los niños y niñas pueden utilizar y mezclar como quieran: pelo largo y corto, faldas, pantalones, aretes, gafas, sombreros (https://www.mattel.com/en-us/creatable-world)

La premisa fundamental es personalizar los muñecos para que sean los niños y niñas, no las normas y expectativas de género, quienes determinen la apariencia, personalidad, gustos, e historia de los muñecos.

Este cambio de mentalidad respecto al juego es muy importante. El juego tiene una función social de gran relevancia, pues nos prepara para la vida adulta. Entre otros, ayuda a desarrollar habilidades cognitivas, motrices, emocionales y sociales.

Sin embargo, muchas de estas están segregadas por género: las niñas aprenden a cuidar, a ser empáticas y delicadas, a pensar en su apariencia y a priorizar relaciones sentimentales por sobre metas personales. Los niños aprender a ser activos, fuertes, analíticos, competitivos y dominantes y a valorar logros que les den estatus ante otros niños por sobre las relaciones personales y el autocuidado.

Por eso, un muñeco que permite imaginar un mundo en el que las personas pueden ser quienes son, es decir, expresar su personalidad, explorar sus intereses y desarrollar sus habilidades sin etiquetas, normas ni estereotipos de género es un gran avance.

Así, estos muñecos no son exclusiva ni específicamente para niños o niñas trans o género fluido (aunque para estes niñes es particularmente importante tener un muñeco con el cual identificarse). Son para una nueva generación que no está dispuesta a ser encasillada por su anatomía dentro de papeles predeterminados que determinen desde qué carrera estudiar hasta qué ponerse, ni tampoco cómo y con qué jugar.

Ante todo, este “mundo creable” es una maravillosa oportunidad de reinventarse las reglas del juego, no solo en la casa y la infancia, sino también, ojalá, en el mundo adulto y la sociedad en general.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad