jueves 07 de abril de 2022 - 12:00 AM

No son “Lolitas”, es abuso de poder y/o sexual

Una relación entre un estudiante y un profesor nunca es “consentida”, siempre constituye una gravísima falta de profesionalismo.
Image
Columna de
Juliana Martínez

Las revelaciones sobre el presunto abuso sexual ocurrido en el colegio Marymount de Bogotá ha llevado a importantes reflexiones sobre cómo proteger a estudiantes (de todos los colegios) de este tipo de violencia. Sin embargo, también ha mostrado los profundos prejuicios de género que permiten, justifican y condonan estas conductas.

Hay que ser claros: las “Lolitas” no existen; lo que existe es una cultura que sexualiza y responsabiliza a adolescentes (e incluso niñas), por el comportamiento sexual de los hombres, sobre todo cuando este es inapropiado o violento, exonerándolos (social e incluso penalmente) de la responsabilidad por las agresiones sexuales y/o el abuso de poder que cometen.

Si una persona adulta no tiene la capacidad de controlar una posible atracción, o de frenar los supuestos “avances” de un estudiante, esa persona no puede ser docente. Punto.

Una relación entre un estudiante y un profesor nunca es “consentida”, siempre constituye una gravísima falta de profesionalismo, un abuso de poder, y, dependiendo de la edad de la estudiante y las circunstancias, puede constituir también abuso sexual.

Más aún, el abuso y el acoso sexual siempre son violentos, pero no necesariamente de la forma en la que nos lo imaginamos.

Con frecuencia no hay forcejeo, armas, o golpes involucrados. Se trata, más bien, de la corrosión progresiva de los límites apropiados entre un menor y un adulto, hasta el punto en que la menor cree que no puede decir “no”, y se siente atrapada, no por una barrera física, sino por el miedo a las potenciales consecuencias de negarse, o de lo que cree son sus propias acciones, pues no reconoce cómo la manipulación progresiva del abusador (grooming) la ha llevado a esa situación de indefensión.

El principal deber de un profesor es asegurar el bienestar de sus estudiantes. Quien trasgrede los limites de la relación de confianza entre docente y estudiante volviéndola “romántica” y/o sexual necesariamente falta a ese deber y demuestra que no es apto para ocupar dicho cargo.

Hay que dejar de culpabilizar a quienes sobreviven el acoso y el abuso sexual y responsabilizar por fin a quienes lo cometen.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad