Publicidad

Juliana Martínez
Miércoles 07 de febrero de 2024 - 12:00 PM

Qué celebramos cuando celebramos el amor

Compartir
Imprimir
Comentarios

La próxima semana se celebra el día de San Valentín. Es entonces un buen momento para reflexionar a que nos referimos con “amor” en este contexto.

Para que sea celebrado, el amor tiene que cumplir una serie de requisitos: tiene que ser monógamo, heterosexual, estar basado en roles de género, y, eventualmente, ser sancionado por una autoridad religiosa y/o civil y consolidado por hijos.

Las relaciones que son distintas son miradas con sospecha, tildadas de inferiores e incluso de peligrosas.

Las parejas del mismo sexo; las relaciones con y entre personas trans, racializadas o con discapacidad, o aquellas que son abiertas o poliamorosas, entre otras, son duramente juzgadas en vez de celebradas.

Esto no solo niega derechos a millones de personas (incluyendo acceso a pensión, salud y otros asociados al estatus marital), sino que además resulta en un empobrecimiento del amor, y en un desvío de nuestro compás ético.

Es decir, nos lleva a ver como indeseables relaciones profundamente amorosas y comprometidas, y a condonar comportamientos que incluso resultan violentos.

¿Por qué condenamos las relaciones abiertas mientras aconsejamos a las mujeres que entiendan y perdonen a sus maridos infieles? ¿por qué la policía y la sociedad intervienen más cuando dos hombres se dan un beso en un centro comercial que cuando un hombre golpea a una mujer en plena en calle?

Existen muchas formas de amar. En vez de que todas las personas deban ajustarse a un único modelo, son las relaciones las que deben adaptarse a las necesidades, intereses y deseos de las personas.

En ese sentido, Gayle Rubin propone que, en vez de juzgar la relaciones por aspectos como la orientación sexual o la monogamia, pensemos en cuatro elementos:

-La forma en la que se trata a quienes participan en la relación amorosa

-El nivel de consideración mutua

-La presencia o ausencia de coerción y violencia

-La cantidad y calidad de placeres que aporta

En este San Valentín les invito entonces a repensar los pilares que sostienen nuestra idea de una relación amorosa, y a recordar que el amor es tan diverso como las personas que conforman una sociedad.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad