jueves 23 de enero de 2020 - 12:00 AM

¿Señora o señorita?

Ya es hora de que la distinción entre ‘señora’ y ‘señorita’ se vuelva tan obsoleta y ridícula como lo ha sido siempre para los hombres.
Escuchar este artículo
Image
Columna de
Juliana Martínez

Siempre he sentido una profunda incomodidad cuando tengo que contestar esta pregunta. La razón es simple: nada similar existe para los hombres.

La Real Academia define “señora” como “persona que gobierna en un ámbito determinado: La señora de la casa”. Otras definiciones incluyen: “Esposa o mujer” y “Mujer del señor”. Señorita es definida “como tratamiento de cortesía aplicado a la mujer soltera”.

La definición de “señor” es muy distinta y no incluye acepciones como “esposo u hombre” ni mucho menos “Hombre de la señora”.

Definir los términos de respeto que se utilizan para hablar de los hombres de la misma manera en la que se hace con los de las mujeres evidencia lo ridículos que resultan.

Sin embargo, es muy revelador que estas definiciones nos parezcan apropiadas cuando hablamos de mujeres.

La distinción principal entre “señora” y “señorita” proviene del imperativo sociocultural de clasificar a las mujeres principalmente según su relación con los hombres (no por mérito propio) y su (supuesta) pureza sexual.

El hecho de que no exista un homólogo para los nombres debe hacernos reflexionar: ¿Por qué, incluso hoy en día, sentimos la necesidad de diferenciar y nombrar a las mujeres según su estado civil (el cual a su vez es un proxy para “pureza sexual”) pero esto nos resulta innecesario e incluso risible en el caso de los hombres?

Si se trata de edad, ¿por qué no simplemente usar otros términos como “joven” que también se utilizan en el caso de los hombres y tienen la ventaja adicional de ser de género neutro?

Si los hombres no cambian de término de respeto al casarse ¿por qué deben hacerlo las mujeres? Es decir, si no nos hace falta la palabra “señorito” como término de cortesía ¿por qué insistimos que el uso de “señorita” es inevitable?

Ya es hora de que la respetabilidad de las mujeres deje de estar asociada a las relaciones maritales y/o sexuales que tengamos (o no) con los hombres. Ya es hora de que la distinción entre “señora” y “señorita” se vuelva tan obsoleta y ridícula como lo ha sido siempre para los hombres.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad