jueves 24 de agosto de 2023 - 12:00 AM

Juliana Martínez

Wendy Guevara, transformando imaginarios dentro y fuera de las pantallas

Image
Columna de
Juliana Martínez

Wendy Guevara es hoy una de las personas más conocidas de México. Pero Wendy no es política ni líder social. De hecho, ni siquiera terminó la primaria.

Wendy es la primera mujer trans en ser parte de y ganar “La casa de los famosos”, uno de los reality shows más populares, y que en la versión que concluyó el fin de semana pasado rompió todos los récords de audiencia.

Con mucho humor, y pese a sus contradicciones, inconsistencias, y “errores” de terminología, o quizás precisamente por eso, se ganó el corazón y el respeto de una mezcla altamente inusual de audiencias y concursantes, dándole un vuelco tan contundente como inesperado a lo que se suponía debía ser su participación en el programa.

Si los productores esperaban tener en Wendy un estereotipo que generara controversia y escándalo, una caricatura de humor chabacano y procaz, Wendy fue demostrando que estaba lejos de ser un hazmerreír ramplón.

Como tantas otras veces en su vida, Wendy transformó una situación que parecía garantizar su escarnio y negar su humanidad, y la volvió una instancia más de afirmación de su identidad y creación de oportunidades.

Confrontando los estereotipos de frente, riéndose de ellos, o contando las dolorosas y complejas historias que hay detrás de estos, Wendy se convirtió en la persona que más logró conectar con audiencias y concursantes, demostrando que el verdadero humor está en reírse con los demás, no de ellos.

Wendy está lejos de ser perfecta, y tampoco debemos pensar que representa las realidades, necesidades, retos o exigencias de todas las mujeres trans. Sin embargo, Wendy sí está cambiando imaginarios y abriendo espacios.

Pero la clave es que su historia no sea la única visible, para que la gran diversidad y riqueza de experiencias trans no queden reducidas a una única narrativa.

Felicidades entonces para Wendy, y ojalá su éxito contribuya a que pronto haya muchas más personas trans reconocidas, no solo como figuras de “entretenimiento”, sino como voces expertas en una gran variedad de campos, voces necesarias e ineludibles para crear espacios más incluyentes y diversos dentro y fuera de las pantallas.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad