martes 14 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Ciudades colapsadas

No sería la primera vez que colapsaran ciudades; los arqueólogos han dado la oportunidad de comprobarlo, síntoma de decadencia en sus sociedades: Egipto, Grecia, Roma con majestuosos anfiteatros aún vivos; todo Oriente con asentamientos urbanos sobrepoblados y construcciones asombrosas; y aquí cerca incas, mayas, aztecas y taironas, chimúes y muiscas en menores dimensiones, pero ciudades abandonadas. ¿Qué sucedió? Diferentes razones desde guerras, hasta la explotación excesiva de tierras para alimentar clases parasitarias en el caso de los mayas; Tikal, de la cual se conocían pocos vestigios monumentales entre la selva, hoy se está descubriendo como gran ciudad, mayor que muchas europeas del siglo XVI. ¿Pero de dónde esta consideración sobre futuros urbanos? Además de ser uno de mis temas en la cátedra de Sociología Urbana, hoy desparecida del pénsum, veo en la revista ‘Semana’ 13 fotos de candidatos para la Alcaldía de Bucaramanga que no sé si conocen historias de ciudades perdidas, sobre todo aquellas que sucumbieron por deterioro continuado de su hábitat, dejando crecer problemas. Podría ser el caso de ciudades colombianas de mayor tamaño, entre ellas Bucaramanga: la misma revista dice que sus problemas relevantes son la inseguridad, el desempleo digno e indigno y la corrupción, a pesar de esfuerzos de la actual administración para atacarla y fuente principal del resultado de favorabilidad en las encuestas. Pero, para el ciudadano que tiene que manejarla, siempre hay un “era mejor Bucaramanga cuando... ”, porque la piratería se institucionalizó con todo y peligros para usuarios piratas, el POT es un chiste: sectores para residir invadidos por comercios y antros de todo tipo; calles como quesos suizos, zonas intransitables con malandros acechantes día y noche, motos y bicicletas por las aceras, vendedores ambulantes y compradores ambulantes ocupando aceras y calzadas, conductores que no saben qué es una cebra peatonal, policías dando ejemplo estacionando vehículos en cualquier parte, parlantes ruidosos, congestión vehicular de infarto, la polución haciendo estragos, semáforos convertidos en peajes, ambulancias a todo ruido y dudoso afán... Problemas que deben conocer los 13 candidatos, que no se solucionan con paliativos ni con mercaditos domingueros, porque son estructurales y es allí donde deben solucionarse; y menos “haciéndose el pingo” porque el deterioro constante y sostenido hace las ciudades invivibles, perecederas y caducas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad