martes 10 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Derechos en la encrucijada

Se está confundiendo la protección con legislación drástica...

Algo debe estar sucediendo en los extremos, pero en las luchas bienvenidas por defender al medio ambiente, a las mujeres, a los animales, a los Lgbt, tan de este comienzo de siglo, como para estar pasando la raya hacia el otro lado, hasta alegar que las cosas tienen derechos como sucedió con el río Cauca, cuando el Tribunal Superior de Medellín salió en su defensa por haber sido secado y maltratado por trabajos en Hidroituango. Sin embargo, sigue vigente que un derecho es la condición humana de poder tener o exigir lo que se considera éticamente correcto, establecido o no legalmente; los esclavos no tenían derechos porque eran cosas de compra y venta como los jugadores de fútbol

Y la polémica reciente acerca de los derechos de los animales. ¿Aceptarían las religiones que predican el más allá que también tienen alma? ¿Sería un derecho suyo la rebelión contra sus amos cuando los dominan, cambiándoles su destino natural, a tales extremos que los ponen a dormir con ellos –sean cerditos, serpientes o gatos-, a vestirse como la señorita de la casa con gafas oscuras, collares, uñas pintadas, peinados y cremas para el hocico? Se está confundiendo la protección con legislación drástica que los humanos debemos a los árboles para que no sean solo leña y para que los perros no sigan teniendo vida de perros, con los derechos que son exclusivos para los seres humanos, entre otras cosas porque imponen deberes morales y éticos, que no se pueden confundir con comportamientos instintivos, así sean aprendidos, de animales y plantas. Es mediante esos derechos y deberes que los humanos han pretendido y podido dirimir conflictos o fomentarlos, para no ser tan angelicales, desde cuando se institucionalizaron los derechos con el advenimiento de la democracia, basados en búsquedas justas e igualitarias. Así entendidos los derechos, lo de “humanos” resulta un pleonasmo.

Mucho tiempo ha empleado la humanidad luchando por derechos a la igualdad, la fraternidad, la libertad para todos y no para unos cuantos. Muchos siglos llevan las mujeres, los negros, los homosexuales, los pobres luchando por sus derechos y más reciente por la protección de la naturaleza, porque impunemente la hemos venido destrozado.

Todavía queda mucho por hacer en estos campos: pero una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad