martes 25 de junio de 2019 - 12:00 AM

En el país de los cernícalos

¿Por qué no nos fuimos de este país cuando estábamos a tiempo, comentaba un viejo amigo, desesperado viendo el entorno social, político, económico?

De las águilas, búhos, mochuelos, gavilanes, buitres, cernícalos entre la inmensa lista de aves rapaces, aquellas que matan cazando para alimentarse. Por lo demás, cernícalo se les decía a los niños hiperactivos, que no daban la paz en la casa. ¿Por qué no nos fuimos de este país cuando estábamos a tiempo, comentaba un viejo amigo, desesperado viendo el entorno social, político, económico? Ya es tarde convinimos; no nos fuimos porque nuestra formación no fue para la huida irresponsable dejándoles el país libre de señalamientos, ni porque aspirábamos a ser aves cazadoras que miden el éxito según dimensiones de la presa. Sino porque creímos que con nuestro esfuerzo y conocimiento crítico, el país sería distinto, vivible, decente, sin ser paradisiaco, con problemas y soluciones. Gritamos al viento; nos ganaron para que todo siguiera igual o peor. De ahí la desesperanza, la soledad con impotencia que vivimos, encerrados en nosotros mismos para no ver más porque poco podemos hacer ya.

No es para menos, se justificaba el amigo; miremos hoy, sin mirar atrás y sin pronosticar futuros: Qué vergüenza lo de la alcaldía de Bucaramanga y la ciudad al garete, como está el país con un Presidente viajero -¿Cuántas veces ha salido a llevar razones y el rancho ardiendo?-, diciendo mentiras sobre el proceso de paz y sobre el medio ambiente, mientras favorece por debajo y por encima de la mesa destruir la JEP o avalar el glifosato y el “fracking”. Qué tal el populismo del innombrable Presidente por tercera vez, pidiendo primas -pero quitó horas extras-, haciendo demagogia de cernícalo que jode y jode para su lado, abusando de la ignorancia y desinformación de los de abajo donde, para no creerlo, tiene votos y en vísperas de elecciones. O la “lucha” contra la corrupción entre aves voraces, dos veces estruendosamente perdida, en la consulta y en el Congreso por aquello de ¡Ni marica que fuera el rey! Lo cual tampoco es para venirse en contra de los parlamentos, como lo promueve la ultra derecha, sino contra los parlamentarios aves de presa, que elegimos.

Más allá, el Sr. Trump manejando el mundo por “twiter” mediante órdenes y amenazas de emperador, eso sí con el apoyo de los “América first” y de los latinos, otro aunque Ud. no lo crea, que siendo migrantes maltratados, rechazan la entrada de sus connacionales. O la muerte del derrocado presidente Mursi en una jaula, donde lo tenían al ser derrocado por haber ganado las elecciones para los hermanos musulmanes, por el actual general Presidente, un golpista apoyado por todos los gobiernos que quieren sacar a Maduro por dictador. Y el sainete de Guaidó iniciando con corruptos de su partido; y la tragedia de la inmigración de pobres venezolanos aquí porque los ricos se van para Miami o Madrid. La carretera al Llano, el túnel de la Línea, Chirajara e Hisgaura, los líderes asesinados ... en el país de los cóndores.

Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad