martes 21 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Jubilados y pensionados

la liebre de la protesta saltó este diciembre ante el trato desigual y discriminador entre reajuste de salario mínimo y el de las pensiones, porque no sabían en el Ministerio que los pensionados no mercaban en tiendas inexistentes...

Hay temas que, como la liebre, saltan de un momento a otro, en este caso con motivo del reajuste del salario mínimo; uno de estos es el de las personas que... Empecemos aclarando los conceptos porque existe confusión entre jubilado y pensionado. Si jubilar es “desechar por inútil una cosa y dispensar a una persona por razón de su edad o decrepitud de ejercicios que practicaba o le incumbían” (RAE), pensionado es quien tiene una pensión periódica, sin que sea necesario ser un decrépito inútil. Prefiero esta segunda denominación porque nunca pensé en jubilarme; lo considero peyorativo; no me gustaría ser “haber pasivo” sino todo lo contario, con proyectos y tareas por realizar. “¡Busque qué hacer!”, suelo aconsejar a quienes me comentan que pronto cumplirán el ciclo; iniciarán otro sin la pesadez de la rutina, tan activo en ideas novedosas y proyectos aplazados para cuando tenga más tiempo. Casos conozco de personas que confundieron pensionarse con jubilarse, queriendo alcanzar la locha eterna; terminaron deprimidos, haciendo estorbo, convertidos en advenedizos en su propia casa o parados en las equinas esperando la hora de almorzar.

Pero si estas opiniones son de larga duración, la liebre de la protesta saltó este diciembre ante el trato desigual y discriminador entre reajuste de salario mínimo y el de las pensiones, porque no sabían en el Ministerio que los pensionados no mercaban en tiendas inexistentes con precios actualizados según la inflación. El año pasado la distancia fue entre el 3,6 y el 1,6% y este 2021 sería, redondeando, entre el 10,0 y el 5,0%, absolutamente desastroso para pensiones bajas y para todas con pérdida paulatina de su poder adquisitivo; auméntele que como los pensionados ya no tienen patrón que aporte una parte mensual al 12% para pensión, deben asumir este % completo con su mesada. Cosas de países variopintos como el nuestro, donde suceden tantas cosas inverosímiles, de nunca acabar.

Adenda: Libros amigos sobre la mesa para leer, si el barullo de diciembre nos deja: “Los griegos, eternos maestros de la humanidad” de los profesores pensionados no jubilados -para la muestra esta publicación-, Blanca Inés Prada Márquez y Gustavo Galvis Arenas; y “Poesía prosaica, prosa poética” del Ing. Manuel Enrique Rey Sanmiguel, tan personal y libre desde su “Cuento de Navidad”. ¡Felices días de noches claras!

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Publicidad
Publicidad
Publicidad