martes 19 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Los interinos

El libreto está hecho: regresar, desacreditar a Evo porque, qué horror, llevaba 14 años en el poder,
Escuchar este artículo

Iniciando la posguerra o Guerra Fría, años cincuenta del siglo pasado, los dos bloques vencedores aliados durante la contienda apuraron la toma de zonas de influencia cultural, política y económica; en el caso de Latinoamérica, EEUU encabezando el bloque occidental, empleó golpes de estado contra gobiernos que podrían coquetear hacia el otro bloque. Fue una estrategia exitosa, se continuó utilizando y en eso estamos: cualquier desvío del patrón neoliberal y ¡zas! Un paniaguado salta autoproclamándose “presidente interino”. ¡Qué ironía¡ Para defender la democracia. Casos recientes: Honduras, Venezuela y ahora Bolivia.

Si al señor Guaidó ridículamente ya solo el excanciller Holmes llama Presidente, ahora una señora en Bolivia, antifeminista y racista como su protector santacruzano Camacho, a quien le dicen “Bolsonaro”, sin que nadie la eligiera por no haber quórum parlamentario, se autoproclamó Presidenta interina, apoyada en dos biblias y con la misión de “llevar a Dios al Palacio Quemado”, sede gubernamental. Semejante sainete tan del humor político latinoamericano encontró reconocimiento inmediato de los gobiernos de EEUU e Inglaterra, que hartos proyectos tienen para retomar sectores estratégicos mineros ancestrales de la economía boliviana, en proceso de nacionalización desde el MNR (Hernán Siles Suazo y Víctor Paz Estensoro) hace 70 años, hasta Evo Morales, más ahora el litio, importantísimo en la electrónica moderna. Y el control al narcotráfico, cuyo mercado como cocaína mostraba resultados evidentes; igual que datos de organizaciones internacionales sobre desarrollo social, diminución de la pobreza y crecimiento económico.

El reconocimiento inmediato de la señora golpista por el gobierno colombiano, añádalo a episodios vergonzosos como la expulsión de Cuba de la OEA –Ministerio de Colonias de EEUU- y en general a su actuación permanente de peón satelizado y sin dignidad de país. ¿Qué viene para Bolivia? El libreto está hecho: regresar, desacreditar a Evo por tener hijos sin casarse, por haber ‘mambeado’ coca como todos en su cultura aimara, por tener un apartamento donde vivía, pues no aceptó vivir, igual que Mojica, en la sede oficial. O porque, qué horror, llevaba 14 años en el poder, menos que la señora Merkel, Isabel II, Pinochet, Strossner, Somoza.... Dejarán por ahí regado al señor Mesa, que quería ser Presidente no interino a toda costa, saltándose la diferencia de 12 puntos con el candidato ganador en las elecciones.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad