martes 10 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Los patios traseros

xxx
Escuchar este artículo

Duflo y Banerjee, ganadores del Premio Novel/19 en economía, en su libro “Repensar la pobreza” ya en castellano, dicen no solo que el futuro inmediato de esa rama de las ciencias sociales es la atención a la miseria que crece y crece, sino que para poder verla en su cruda realidad en diferentes partes del mundo tuvieron que ir a los patios traseros de las covachas, tugurios o favelas donde viven los pobres, para verla en su más cruda realidad. El término venía utilizándose por extensión y con sentido de crítica política, para designar a los países subdesarrollados de América Latina, Asia y África satelizados alrededor de los nuevos dueños de tierra y cielos en el bloque occidental, finalizada la II Guerra Mundial.

Las cosas siguen igual desde las funciones de estos países en el conjunto de de las relaciones internacionales: patios traseros para desechos y desperdicios de otros, porque los ocupantes son solo inquilinos que reciben órdenes. Ahí está la nueva canciller colombiana llegando de mandadera con el libreto hecho, para comenzar reuniendo a cancilleres, incluídos “embajadores” del Sr. Guaidó ahora también en el baile de la corrupción; para estudiar posibles aplicaciones del Tratado de Asistencia Recíproca (TIAR), un bozal de guerra ideado por Washington para que, todos a una, “defiendan la democracia”; que no es otra cosa que el ataque a toda iniciativa desviada del destino trazado por ellos para estos países.

Con libretos para patios traseros se intenta distraer el origen de las protestas sociales que no cesan, culpando a Petro, a Maduro, a los terroristas, las redes, al Foro de Sao Paulo; debieran mirar hacia el Consenso de Washington (1.989) liberador de mercados, acicate de una realidad social precaria, creciente y desatendida por décadas, imposible de ocultar; que terminó explotando violentamente con ira, indignación y desconfianza en promesas incumplidas pero desmovilizadoras represadas. También gobiernos de Chile, Francia, Irak, Ecuador... miran para otro lado; y en Bolivia los golpistas racistas igual aplican libretos: culpan a Maduro –con los graves problemas internos que tiene-, sin mirar hacia quienes van detrás de la minería para volver a privatizarla. En Colombia, con tantos problemas sociales urgentes por resolver y las protestas encima, metiéndose el gobierno en asuntos internos de Venezuela, actuando en el sainete del autoproclamado “presidente interino”, por orden del Sr. Pompeo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad