martes 17 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Ministerio de la Soledad

el problema no está en vivir solo sino las condiciones en que se vive, digamos sin disfrutar la vejez: 50% mal nutridos, con estados depresivos...
Escuchar este artículo

La macabra noticia de una anciana sola, muerta hacía 15 años sin que nadie se diera cuenta, pues la última vez que habló con alguien, le había confesado a un vecino, hacía tres años, empata con la reciente creación en el Reino Unido del Ministerio de la Soledad, ante la evidente realidad socio demográfica de una población que está envejeciendo a medida que aumenta el promedio de vida: unos 150 millones de personas en el mundo viven en hogares unipersonales que en Inglaterra es la mitad de los adultos mayores. De los 40 millones de pobres en los EE.UU., buen porcentaje viven solos, habitando autos abandonados o simplemente como ocupantes de calle.

¿Y en Colombia? Si no es por un reciente estudio doctoral de la socióloga Ángela Jaramillo, pues ni nos habíamos dado cuenta. También la población está envejeciendo y entre el censo de 1973 y 2005 las personas solas pasaron del 9,5 al 19%. Pero el problema no está en vivir solo sino las condiciones en que se vive, digamos sin disfrutar la vejez: 50% mal nutridos, con estados depresivos, en tugurios y solo el 77% de los mayores de 60 sin pensión. Suelen ser pobres con dependencia económica eventual –limosnas-, esperando morir en su realidad. Vivir solo aquí, en estas condiciones contrasta con programas asistenciales de seguimiento, funcionando en Alemania o en Inglaterra, de ahí el Ministerio de la Soledad-, a tal punto que prefieren seguir viviendo en sus casas antes que ser desarraigados en asilos impersonales, rodeados de compañeros solitarios, achacosos. Porque aquel que después de sus 60 años amanece sin dolor en alguna parte, ya está perfectamente muerto.

El problema se veía venir hace un siglo con agigantamientos demográficos y espaciales de ciudades, donde vivimos entre multitudes de desconocidos; 9 de 10 solitarios viven en lo urbano. Y con la desaparición paulatina del modelo rural de familia extensa, localizada en cercanías y más solidaria, para reemplazarla por la nucleada donde, alrededor de los 20 años de creada desaparece por la dispersión de la prole. Ciudades de nadie y familias efímeras.

Adenda.- ¿Cómo calificaría a una sociedad donde, al presentarse un accidente de tránsito acuden ambulancias a velocidades de miedo, a pelearse, hasta las trompadas, muertos y heridos para llevarlos a funerarias y clínicas, donde les pagan por cuerpo llevado?

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad