martes 27 de agosto de 2019 - 12:00 AM

¿Quiénes son?

Así no se roben un peso, dudo que a muchos les quepa el municipio o Santander en la cabeza
Escuchar este artículo

Sí. ¿Quiénes son los que prenden fuego al bosque para hacer sabanas ganaderas o urbanizaciones, los que asesinan a los líderes sociales por reclamar tierras robadas, los corruptos que hacen campaña usando la bandera de la anticorrupción, los que creen que la defensa del medio ambiente es cosa de poetas y los que condenan de dientes para afuera lo que ven bien de dientes para adentro? Sabemos que entre ellos están los que reprueban con moral de trapo la corrupción, pero en cuerpo ajeno, los que buscan el éxito infalible así se acabe el planeta tierra. Pero “silencio en la noche que todo está en calma”; quienes tienen la función social de investigar y hacer justicia, callan o se hacen los pingos; silencio cómplice mientras al frente está el desbarrancadero nacional.

Pregunta inoportuna en campañas electoral, en ausencia evidente hasta la muerte del pensamiento crítico suplantado por invitaciones reiteradas al “pensamiento positivo” y la “unión nacional”, como lo advierte Franco Berardi en su reciente libro: “al final el internet ha predispuesto las condiciones técnicas para el automatismo cognitivo global, para la transformación de la mente social en un enjambre automático”; todo lo contrario de lo que se pensaba que sería una tecnología liberadora por los años sesenta. Pero hablar de esto es volver a arar en el mar ¿Sí entenderán estos temas la avalancha de anónimos candidatos, mal formados en universidades de garaje, miembros de clanes familiares, aspirantes “al cómo voy yo ahí”, los de pancartas caras por calles y carreteras, pero sin ninguna preparación para el servicio público? ¿Quiénes son?

Así no se roben un peso directa o indirectamente, dudo que a muchos les quepa el municipio o Santander en la cabeza; las frases huecas de sus campañas dicen mucho ¿Qué es eso de “hagamos ciudadanía” de una promocionada candidata? ¿Sabrá explicarlo desde el pensamiento crítico? Para muchos (as) la preocupación más grande del momento ha sido la foto, el peinado, la sonrisa, la imagen. Hasta razón tendrán: este pueblo manejado con espejitos, arcabuces, dioses vengadores y caballos percherones desde la Conquista, corrompido mentalmente cambiándole voto por sancocho, volverá a votar botando por los mismos con caras más jóvenes. Con mis disculpas para aquellos escasos quijotes que aún piensan honestamente que desde su asiento ganado podrán cambiar las cosas.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad