martes 31 de marzo de 2020 - 12:00 AM

Reflexiones sobre una catástrofe

El gobierno de los EE.UU. en campaña electoral distrae su incapacidad de país líder mundial del “progreso” para detener la pandemia
Escuchar este artículo

Sí es catástrofe que en Italia medio centenar de médicos mueran atendiendo la pandemia con 1.000 muertos diarios, extendida ya a 185 países; que Colombia hoy tenga más contagiados y muertos que la desnutrida Venezuela o que en EE.UU. -ya con 83.000 infectados y carencia de suministros-, haciéndose los gringos con el monstruo a sus espaldas, sigan privilegiando la economía sobre la salud. De ciencia ficción como llamaban a las películas más imaginación que realidad hace cincuenta años, -un submarino entrando por las venas de un paciente, un país con ministerio para la gran cacería de “outsiders”-, hoy más realidad que imaginación. Pero el futuro tiene la palabra.

Analistas informados advierten que la pandemia ha sido mejor manejada en Oriente que en Occidente: Italia 10% de Infectados, China con el 3,5%; y para explicarlo acuden a la prevención y a la disciplina, comportamientos poco arraigados entre latinos. “Una población motivada (por la confianza escasa aquí) y bien informada, suele ser mucho más efectiva que una población ignorante y vigilada” dice Yuval Nohah Harari, que con Noam Chomski, han pasado de la anécdota periodística al análisis del por qué y cómo debe ser el porvenir después de este sobreviniente, que tampoco será extinción de la humanidad.

Mientras tanto, como Alcibíades hiriendo de un tajo a su perro para distraer las acusaciones que le hacían, el gobierno de los EE.UU. en campaña electoral distrae su incapacidad de país líder mundial del “progreso” para detener la pandemia, dando muestras de egoísmo insolidario –“América first”- con Europa y practicando uno de sus deportes favoritos: tumbar gobiernos que desfavorecen sus intereses, emprendiéndola, otra vez, contra Venezuela, como si no fueran suficientes los bloqueos que tienen a sus habitantes sumidos en la miseria; primero bloquean y luego “exigen” resultados. Esta pandemia catastrófica, con cuarentenas mal llamadas de “distanciamiento social” cuando es físico, requiere “... replantear más allá de sus implicaciones macroeconómicas el paradigma social y pensar en acciones más audaces para tiempos críticos, pero también de cara al futuro lejos de las fragilidades de un sistema que fue desarmado por un microorganismo” (Diego Guevara, El Espectador 22-03-2.020).

Adenda. Como para una de sus obras de teatro, no imaginó Santiago García, el gran dramaturgo colombiano (Puente Nacional-Bogotá), morir en tiempos de pandemia. En Santander ni se dieron cuenta que había nacido.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad