Publicidad

Libardo León Guarín
Lunes 04 de marzo de 2024 - 12:00 PM

Ruidos y silencios

Compartir
Imprimir
Comentarios

Refugiado en una columna periodística que pocos leen y agradeciendo el espacio que por décadas me han ofrecido en este diario para opinar, otra vez me refiero a las manifestaciones de protesta de la oposición de derecha hacia el actual gobierno del cambio “porque o defendemos el país o lo podemos perder todo” y “los colombianos (¿?) no podemos resignarnos a ver cómo se nos escapa lo que con tanto esfuerzo hemos construído“, en “nombre de la libertad y la democracia”. Sin tanta prosopopeya y mucha inverecundia, se trata de oponerse a las reformas impulsadas por el nuevo gobierno (a la salud, laboral y pensional), tímidas según los más radicales pero útiles para que metan miedo y hagan ruido sin proyectos sustitutivos, equivalente a decir que como venimos vamos bien, no hay nada que cambiar y colorín colorado.

Diferentes estrategias se vienen aplicando para minar el prestigio del gobierno, nada espontáneas sino diseñadas por magos y profesionales de la psicología social, entre las más visibles y mediáticas la de silenciar los aciertos y hacer harto ruido con los desaciertos, desde luego sobre la base de la ignorancia desinformada de grandes masas pendulares. Ahí está una de las mayores vergüenzas de estas protestas: que las hagan quienes defienden el “statu quo” porque ven amenazados sus privilegios, pase; pero que arrastren con mentiras, miedos y acoso político a los miserables, a quienes nada tienen o sobreviven con lo poco que tienen, a sus trabajadores asalariados, a colegios privados con bandas de guerra, procederes que vienen haciéndose “normales” en estos países, ya es el colmo del descaro; “por la ignorancia nos han dominado más que por la fuerza” escribió Bolívar el caraqueño y el equilibro social dice que hay que ser grandes pero no agrandados, humildes pero no sumisos.

Pero hay ocasiones cuando el ruido es el que más silencio hace, porque pasa ligero. Ya pocos recuerdan el síndrome de Asperger, ni de los zapatos tenis de la ministra, ni las llegadas tarde del Presidente, ni de la “sacada en helicóptero” de magistrados de la CSJ.... Banalidades y mentiras consentidas, chismes sin fondo, pasajeros pero agotadores, de golpe blando, para cotarros de ignorantes desinformados. Es que la derecha, dice el Papa Francisco, no crea hacia afuera posibilidades de reformas; se recompone a sí misma siempre porque es centrípeta, no centrífuga.

Por Libardo León Guarín

lileguar@gmail.com

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad