martes 03 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Temas Urbanos

Hacer ciudad.- Parece necedad insistir en la ciudad que soñamos, razón inicial de ser de esta columna. Pero cada vez estamos más lejos y sin quién a la vista que pueda rescatarnos, como cree el 80% de los colombianos que sigue esperando salvadores providenciales, que les acoliten la pereza mental de pensar solidariamente cómo salimos de la olla.

Hacer ciudad se ha venido reduciendo al concepto muy cuántico de hacerla crecer en producción y comercio, en avenidas, verticalmente, así desde hace unos 60 años se impulsen tendencias sociológicas que favorecen el decrecimiento que rechaza el gigantismo urbano, proponiendo ciudades vivibles y viables, con eficiencia derivada de la administración de lo pequeño. Pero sobre todas las miradas, hacer ciudad es crear un espacio habitable con altos índices de calidad de vida para sus habitantes, antes que rentable para grupos particulares de industriales y comerciantes de motos, carros, apartamentos, diversión, zapatos, comida… por importantes que sean; lo primero es lo primero. No parece ser éste el norte que orienta a Bucaramanga por no decir que al país entero, que sigue administrándose con mentalidad mercantil de tendero, ganadero, constructor o empresario sin responsabilidad social y con fines sueltos. Mientras esta forma de hacer ciudad se impulsa oficialmente, el hábitat para los bumangueses pasa de malo a peor: para ir al centro hay que pensarlo varias veces, las calles llenas de huecos y reducidas a un carril por parqueo de todo tipo de vehículos desde zorras hasta lujosos autos, las aceras deterioradas e invadidas, Cabelleno una sancochería, señalización vial inexistente, espacios públicos arrendados, educación ciudadana pobre, medio ambiente contaminado….

Y la 'exitosa' seguridad democrática vuelta un chiste; como si toda seguridad no fuera democrática por ser un derecho, es tan antidemocrática que se limitó a cubrir finqueros y al 10% de colombianos que pueden ir de paseo a la Costa; asesinatos y atracos en Bucaramanga están probando que tampoco aquí el país tiene fondo; sé de un estudiante universitario de provincia que en dos semestres lo han atracado 7 veces; ¿conocen las zonas aledañas a Quebrada Seca o al parque Antonia Santos, invadidas por menores prostitutas(os) y drogos? Pero los remedios antes que sociales estructurales, son o con baños de cariaquito morado –caridad cristiana- o con la fórmula mágica de la represión: aumentar el pie de fuerza. Hacer ciudad es primero dignificar la calidad de vida ciudadana.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad