martes 20 de octubre de 2009 - 10:00 AM

Temas Urbanos

Miradas.- Posible que, como están las controversias políticas en Colombia, convertidas más en pasiones alrededor de personas que en miradas racionales sobre programas de gobierno, hablar bien de Piedad Córdoba sea motivo para señalamientos y amenazas. Ya se hizo aquí ('Piedad para Piedad') cuando, en día de elecciones, la senadora se acercó a las urnas ubicadas en el colegio San Pedro; los votantes, zambos y cimarrones pero engreídos de 'ser blancos', le espetaron insultos por negra y por no uribista.

A lo cual ya está enseñada, dice, en esta sociedad racista por formación cultural –el Dios cristiano y su corte son todo blancura- y donde el analfabetismo político lleva a confundir ataques personales con debates a las ideas no compartidas. Todavía en pueblos colombianos practican la cagada de la puerta del adversario político o el panfleto anónimo donde sospechan si el papá es su papá o con quién se acuesta, sin mencionar alcances de las propuestas programáticas. No es sino revisar el correo electrónico para ver hasta qué bajeza se ha llegado con Piedad. Imagen que difundida por furibistas, no parece ser la de afuera, en otro ejemplo de desinformación interior. Que Pérez Esquivel la haya postulado para el Nobel de Oslo y que la aceptara el Comité de Candidaturas, por su posición sobre una salida política a la guerra en Colombia, incluida la liberación no militar de los secuestrados, habla de miradas discrepantes sobre el país. El caso hace pensar en Rigoberta Menchú Tum activista de la etnia quiché, tan vilipendiada y satanizada por los mismos 'blancos' guatemaltecos nostálgicos de encomiendas, al denunciar con valor abusos de gobiernos y terratenientes contra los nativos; en país de indígenas como Bolivia, tan despreciados y marginados aquí y allá; entre otros por el régimen de Ríos Montt, militar golpista en 1.982 con apoyo de EEUU, que impuso una política populista y represiva de connotaciones mesiánicas, como miembro que era de una iglesia cristiana pentecostal gringa. Solo que Rigoberta con M.A. Asturias, se convirtieron en los guatemaltecos más apreciados internacionalmente, después que le entregaron el Nobel de la Paz (1.992) y la derecha de su país, incluido el gobierno, quedara con el rabo entre las piernas.

Adenda.- La responsabilidad empresarial está pasando a ser otra esperanza sin respuestas. La publicación de tres directorios telefónicos para miles de abonados bumangueses, contradice el ahorro de papel y la protección de los bosques. Dos servirán solo para trancar puertas. Pero importa más la competencia mercantil.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad