martes 10 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Temas Urbanos

Vivir mejor.- Se acomodan las cargas para otras jornadas electoreras o electorales como sería su nombre decente; resulta oportuno recordar lo que en palabras sencillas debe ser objetivo supremo de todo gobierno: el mejoramiento continuo de la calidad de vida de los gobernados. Eso que parece tan sencillo y abstracto, debe ser el norte de todas las propuestas, programas, proyectos y tareas por realizar ya con el poder en la mano. Soñar no cuesta nada; pero los sueños tampoco pueden quedarse ahí, como lo expresaba conservadoramente Calderón en su trajinado monólogo de Segismundo; deben ser jalonamientos y retos.

Se puede pensar que el fracaso de tanta ilusión reprimida en un deseo esperanzado, está en la segmentación de la misión de gobernar en propuestas, programas, proyectos y tareas convertidos en fines por sí mismos, cuando no de beneficio particularizado, con nombre propio, aislados del principio general enunciado arriba como base nutricia. Entonces saltan las incoherencias y desajustes: el proyecto de convertir a Bucaramanga en ciudad empresarial hizo abandonar los tratamientos permanentes que todo centro urbano requiere –seguridad, organización del tráfico, vías, atención a centros educativos, educación para la ciudad, salud pública, etc., etc. La confianza inversionista, sin responsabilidad social empresarial, produce desastres como el de la empresa Fenoco en su ruta carbonífera por Santa Marta afectando, de día y de noche, habitantes, turistas y naturaleza. También en la empresa privada; las ventanillas 'preferenciales' que ordena la Ley para la tercera edad e inválidos, en el Banco de Colombia son para los clientes con tarjeta tal o cuenta tal, y 'cuando algún viejito está moribundo' se hace pasar, según me contestó un empleado, con 'colas' interminables y ya sin los modestos asientos, vendidos, dicen sarcásticamente, para cubrir el 'déficit' de esta y otras entidades del grupo financiero. Ejemplos, donde no solo no se avanza sino que se recula en el mejoramiento continuo de la calidad de vida de los ciudadanos. Así podríamos citar casos hasta la fatiga; lo importante no es la gente como meta superior sino el negocio; y seguir diciendo cosas que no se hacen y haciendo cosas que no se dicen,

ADENDA: 'La Cifra de desaparecidos sigue creciendo (en la Fiscalía confirmados 25.185 casos la mayoría entre 1.996 y 2.003). Y aunque nunca se logre saber a ciencia cierta cuántos son, Colombia sí está frente a una realidad que durante muchos años las autoridades se negaron a admitir; que hubo y sigue habiendo desaparición forzada'. (Semana Nº 1433, pg.57).

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad