martes 23 de junio de 2009 - 10:00 AM

Temas Urbanos

Fe de náufragos.- Bienaventurados los suizos; les correspondió vivir en un país, si no paradisiaco, por lo menos lejos de esta Colombia tropical, desorbitada, corrompida y calamburesca.

Saramago pide a Dios que regrese para arreglar todo lo que le quedó mal hecho, porque si hubiese justicia, los suizos deberían vivir la mitad de sus vidas en Colombia, no de paseo y nosotros la mitad en Suiza alejados de justificaciones religiosas que negocian penalidades por ahorros felices para gozar en otras vidas, como rezaba Fray Gaspar en la expedición de Orellana, de náufragos perdidos por el Amazonas, según William Ospina en su premiada novel El País de la Canela: 'Qué mejor prueba de que no nos hemos perdido de la vista de Dios y de que todo lo que estamos viviendo es un designio suyo. Porque no hay…sufrimiento que no sea en el fondo la joya de un relato de misericordia' (P.199) Lo que se llama ganar con cara y con sello a la vez.

Mi generación, que no llegó ideológicamente al poder, se comprometió con todo y sacrificio a luchar para que el país sórdido que heredamos –ahora predican que todo pasado fue mejor- fuera por lo menos vivible. Sin embargo empeoramos. Persiste el derecho a exigirlo, con fe de náufragos, porque los colombianos no podemos seguir como veníamos, como estamos, ni como piensan llevarnos; el modelo de sociedad que se asegura continuar es el mismo del pasado; las propuestas no van más allá de cambiar nombres. Pero nada sobre las aberrantes desigualdades sociales, la corrupción en las esferas del gobierno, incluidas la Fuerzas Armadas, etc. Ya están reculando quienes han apoyado, alabado y sostenido al actual gobierno, pero sin cuestionar el tipo de Estado afín a sus intereses; enemigos de la reelección 'antidemocrática', pro sin cambios estructurales, ni rechazo al modelo fascista de gobierno.

Ahí están los eufemísticamente llamados falsos positivos, que no son solo los de Soacha y Ocaña, sino los autoatentados, los falsos comunicados sobre 'triunfos' y 'terroristas'. Tenemos que traer delegados de la ONU para que nos describan el país, nada nuevo, que tenemos ¿Recuerdan a la delegada de esta Organización, Almudena Masarraza, diciendo lo mismo hace varios años? La sacaron presionada, vilipendiada y fementida. Un país así no puede detenerse en maquillajes.

Adenda: Archivaron el Proyecto de Ley para unificar el cobro de 'servicios' bancarios, argumentando ser empresas privadas, travestidas de servicio público cuando sus empleados entran en huelga. ¿Hasta dónde van a llegar sus abusos?

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad