martes 07 de abril de 2009 - 10:00 AM

Temas Urbanos

El quinquenio.- Hace 100 años el país político andaba convulsionado; manifestaciones, acusadas oficialmente de anarquistas y socialistas, se pronunciaban contra el gobierno del general Rafael Reyes Prieto -1.904-1.909 o el quinquenio-, un boyacense terco que había hecho méritos militares en las guerras civiles, enseñado a triunfar con la derecha.

Llegó al poder por elección cuestionada y fue recibido como mesías salvador hasta el delirio después de dos hecatombes, la Guerra de los Mil Días y la secesión de Panamá. Quinquenio de comienzo feliz, paz de hierro con destierros, fusilamientos, confinamientos y huída final en junio.

Desde regalos hasta poemas le dedicaron sus seguidores alborozados –M.A. Caro, quien sería luego su gran opositor, le regaló el bastón de mando de Sucre-, porque 'su mano poderosa contuvo la anarquía y la disolución. Confiscó la libertad, pero logró imponer el orden… con los naturales excesos a que tenía que conducirlo su temperamento de caudillo' según un editorialista del régimen. Con la propuesta de 'menos política y más administración' fue ganando fama de dictador y tirano, curiosamente dentro de sus propios copartidarios conservadores; cerró el Congreso y propició una Asamblea de bolsillo, reformó la Constitución aumentando el período presidencial a 10 años a partir de 1905 y hasta 1914, fortaleciendo el ejecutivo, lo que le garantizaba once años en el poder. Pero faltándole 6 años, desgastado y confundido con sus temperamentales decisiones, entre otros por haber precipitado acuerdos con los estadounidenses sobre el 'affair' de Panamá y sin cuya tutela imperial no pensaba gobernar, decidió abandonar el país en un barco que partía de Santa Marta, dejando a la aristocracia samaria con los vestidos comprados, para el gran homenaje que le rendía esa noche.

Los intelectuales lo vieron como un cauchero aventurero y burdo hombre de negocios, dice Hernando Vélez, de soluciones militares, con amplia popularidad, mientras la clase dirigente a la cual consultaba lo sentía como el gran reformador, pragmático y trabajador, demócrata, proteccionista en economía, aunque contradictorio en su afán por normalizar relaciones con EE.UU para importar capitales masivamente. Pero el final del quinquenio fue hace un siglo; si usted encuentra similitudes con la situación actual, tómelas como simples coincidencias.

Adenda: la reciente Ley 1171/07 establece que los mayores de 62 años deben ser atendidos en ventanillas especiales, disponer de asientos señalados en el transporte público y ordena a las EPS entregarles los medicamentos del POS inmediatamente o máximo pasadas 72 horas en su domicilio. ¿Más letra muerta? 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad